jueves, 17 de diciembre de 2009

Petición del "Centro Jurídico Tomás Moro"


Me ha llegado esta petición, y como creo que es necesario darle publicidad a fin de recabar toda la ayuda posible, la publicito tal cual:

EL CENTRO JURÍDICO TOMÁS MORO APELA A LA AYUDA ECONÓMICA DE LA SOCIEDAD CIVIL, PARA PROSEGUIR ACUSACIÓN POPULAR EN LA QUERELLA INTERPUESTA CONTRA EL SECRETARIO DE ESTADO D. DIEGO LÓPEZ GARRIDO, POR PRESUNTO DELITO DE PREVARICACIÓN Y MALVERSACIÓN.

Madrid, a 17 de diciembre de 2009.- El día 3 de Noviembre del 2009, el Juzgado de Instrucción número 4 de Madrid, acordó iniciar diligencias previas por posible existencia de infracción penal en la concesión de subvenciones por parte del Secretario de Estado, Don Diego López Garrido, a la Fundación Alternativas de la que él mismo era Patrono.
Al Centro Jurídico Tomás Moro, el Magistrado titular del antedicho Juzgado le reconoció la personación en las actuaciones como Acusación Popular. No obstante, con fecha de día de ayer se notifico a este Centro Jurídico Auto por el cual se le solicita una fianza de 6.000euros para poder proseguir la acusación popular contra el Sr. López Garrido.

Dicha fianza económica supone un obstáculo insalvable para el ejercicio de la ac-ción popular, toda vez que este Centro Jurídico nunca ha solicitado ayudas públicas ni ningún tipo de subvención para mantener su independencia.

Este Centro Jurídico ha tenido que sufragar, directamente del bolsillo de sus miem-bros y con el apoyo generoso de algunos donantes, numerosas fianzas para proseguir las actuaciones penales abiertas contra numerosas clínicas abortivas, y para proseguir en los Juzgados las denuncias presentadas por ofensas a los senti-mientos religiosos.

Por todas estas circunstancias, este Centro Jurídico se ve en la necesidad de apelar al desprendimiento de todos los españoles e iniciar una campaña para recaudar los 6.000 euros que ahora nos solicita como fianza el Juzgado.

Todo ciudadano que lo estime oportuno podrá realizar su aportación económica, por pe-queña que sea, en la cuenta bancaria que este Centro tiene abierta en el BBVA, con número de cuenta:

BBVA, 0182-4016-05-0208517204 (IBAN ES72)

Este Centro Jurídico apela a la Sociedad Civil, pues considera que es necesario que la in-dignación social por el deficiente uso que se está haciendo de los fondos públicos se plas-me en acciones concretas capaces de concienciar a nuestra clase política que con el dinero de todos no se pueden pagar los caprichos de unos cuantos, ni se pueden subvencionar ac-tividades o grupos que en nada defienden o contribuyen al bien común.

Son multitud los españoles que creen injusto el manejo que se está haciendo de dichos fondos públicos, y pocas las entidades que defiende sus derechos con total independencia y rectitud de ánimo. Este Centro Jurídico, y sus abogados, han tenido que soporta una fuerte campaña de desprestigio en algunos medios de comunicación, campaña que no ha hecho mella alguna en nuestros profesionales del derecho, que como Santa Teresa de Jesús han sido capaces, con las numerosas acciones emprendidas en defensa de la socie-dad civil, de repetir sus palabras “nada te turbe, nada te espante, todo se pasa”.

No obstante, ahora queda en manos de la generosidad de la sociedad civil, de la inmensa mayoría del sano pueblo español, la continuación de la acusación popular contra el Secre-tario de Estado don Diego López Garrido; de su generosidad depende el triunfo de la so-ciedad civil frente al despilfarro público. Con la presentación de la Querella Criminal contra el Sr. López Garrido habló el derecho, ahora corresponde a la sociedad civil refren-dar lo acertado de nuestras actuaciones. Este Centro Jurídico es consciente que el envite queda hecho, y es consciente que la sociedad civil sabrá, como siempre ha sabido, alzar la antorcha de la libertad.

sábado, 5 de diciembre de 2009

Dos filósofos inteligentes a los que ZP no leyó...

Francamente, no sé qué se puede añadir a las críticas realizadas estos días a los últimos disparates anticatólicos promovidos por la izquierda española, al menos no sé de alguno que no se haya dicho ya. Se habla de quitar los crucifijos de todas las escuelas (incluídas las religiosas, porque el documento aprobado por el Congreso no hace distingos), y ayer viernes Nafarroa Bai propuso que en Navarra se retiraran también los cruficijos ¡¡¡de los cementerios!!! Sí, sí, de los cementerios nada menos. Dicen que a fin de cuentas se trata de lugares públicos...

En fin, casi mejor les dejo con las reflexiones de dos personas -uno fallecido hace más de 70 años y otro afortunadamente muy vivo- que no destacan por su especial religiosidad (el segundo de hecho es un ateo declarado), pero que al menos han demostrado tener neuronas. Esa materia gris de la que andan tan escasamente dotados los "progres" españoles, especialmente nuestro inefable Presidente ZP.


Miguel de Unamuno, a propósito de los crucifijos en las escuelas:

"La presencia del Crucifijo en las escuelas no ofende a ningún sentimiento ni aún al de los racionalistas y ateos; y el quitarlo ofende al sentimiento popular hasta el de los que carecen de creencias confesionales. ¿Qué se va a poner donde estaba el tradicional Cristo agonizante? ¿Una hoz y un martillo? ¿Un compás y una escuadra? O ¿qué otro emblema confesional? Porque hay que decirlo claro y de ello tendremos que ocuparnos: la campaña es de origen confesional. Claro que de confesión anticatólica y anticristiana. Porque lo de la neutralidad es una engañifa".


Gustavo Bueno (obtenido del blog del Foro Social Manuel Mateo: http://forosocialmanuelmateo.blogspot.com/2008/12/una-luz-de-sensatez-entre-la.html):

El filósofo sostiene que "en España se ha generado un conflicto inducido por el poder"

El filósofo Gustavo Bueno, que se declara ateo, afirma que "es absurdo retirar los crucifijos". "El crucifijo -afirma uno de los más reputados pensadores españoles- es un símbolo histórico, teológico y artístico que forma parte de nuestra cultura. Quitar el crucifijo es quitarse el vestido. Los que lo defienden son unos indoctos. El que haya leído no a Santo Tomás sino a Hegel, sabe que el crucifijo no se puede quitar". Son declaraciones que ha hecho al programa Frente a Frente de Popular TV.

El líder de la escuela del materialismo filosófico ha sostenido también que "la Iglesia católica es la que ha salvado la razón en la historia de Europa. Frente al islam, que en realidad es una herejía del cristianismo, una herejía arriana, y frente al gnosticismo, la Iglesia mantuvo los criterios de la filosofía griega que incorporó a la teología dogmática". Bueno además ha asegurado que se han invertido los términos: "la gente dice que no cree en la Iglesia pero que sí cree en Dios. Cuando en realidad es al revés. Creer en Dios es algo metafísico, la Iglesia es algo histórico. Hay que estar en la realidad y saber lo que ha significado la Iglesia en la historia".

En España el poder ha inducido un conflicto entre la izquierda y la derecha, según Gustavo Bueno. "La oposición entre la izquierda y la derecha es anterior al siglo XIX. No hay tal distinción en sentido político. La derecha se hizo socialista hace mucho tiempo. Se orientó a la cuestión social desde Maura y luego siguió haciéndolo en tiempos de Primo de Rivera y de Franco. La izquierda se ha quedado sin programa". "Desde la transición y la Constitución -ha sostenido el filósofo- se había superado la distinción entre la izquierda y la derecha. Pero desde la segunda victoria de Aznar, cuando la izquierda empieza a temer que no va a volver a gobernar, reinventa el mito de la derecha y la izquierda, de las dos Españas de Machado. Es en realidad un mecanismo electoral para identificar al PP con Franco. Es un conflicto inducido desde el poder aprovechándose de la incultura de la gente que cada vez lee menos".

viernes, 4 de diciembre de 2009

Harto de que se hable de la bandera "anticonstitucional"


He de decir que la actual Bandera Nacional me gusta mucho por lo que ha terminado representando (a España), pero lo cierto es que originalmente la bandera rojigualda -bonitos colores por otra parte- representaba a la España de la monarquía liberal de Isabel II (hasta su reinado la bandera nacional era la que ahora se considera la bandera carlista, es decir, la blanca con el aspa roja de San Andrés; la habitual referencia a Carlos III suele ser imprecisa, pues la impuso para la Armada, pero contrariamente a lo que muchos creen, no hizo de la rojigualda la enseña nacional). Pues bien, yo respeto ambas banderas porque ambas representan a España. Es más, incluso la bandera de la España de la II República (roja, amarilla y morada) me merece el mismo respeto que el resto de enseñas nacionales (y no se olvide que la Falange y el propio José Antonio Primo de Rivera la utilizaron en aquélla época sin problema). Y es que, a fin de cuentas, la Bandera representa a la Patria, y yo respeto por igual todas las banderas que representan o han representado históricamente a España.

Los escudos ya son otra cosa, pues no representan propiamente a la Patria, sino más específicamente al régimen que en cada caso impere, e incluso muchas veces más que al régimen, representaba al monarca de turno en lo que parecía una verdadera confusión entre el escudo nacional y el de la Casa Real (hoy, afortunadamente, sí se diferencian). Cada rey solía imponer un nuevo escudo, las repúblicas pusieron los suyos, el régimen de Franco puso el suyo (dos modelos distintos y sucesivos, para ser exactos, basados -aunque con algunas diferencias- en el escudo de los Reyes Católicos), el Rey Juan Carlos I impuso el suyo (muy parecido a los de la época anterior), y las Cortes Generales impusieron el segundo escudo de la última etapa "democrática", que entró en vigor en 1982. A mí realmente no me acaba de gustar plenamente ninguno (creo que un régimen nacionalsindicalista debería diseñar el suyo propio representando los valores que defendería), pero de los históricos el que menos me disgusta es el modelo básico -con sus cuatro variantes- que aparece agarrado y protegido por el águila de San Juan Evangelista (simbolismo meramente religioso, y que en realidad sólo recuerda el privilegio concedido por el Papa Alejandro VI a los reyes de España de ser "católicos"). Otra cosa es que políticamente yo crea que ese escudo (que por otro lado nada tiene ni deja de tener que ver con la Falange) esté invalidado por lo que, a fuerza de propaganda, ahora representa, guste o no guste: el franquismo.

Pues bien, aquí precisamente es donde yo quería mostrar hoy mi indignación con tantos ignorantes como andan sueltos por estas tierras de Dios. ¿Cuántas veces oímos a políticos, periodistas o personas normales, hablar de ese escudo como "inconstitucional", "preconstitucional", "ilegal", etc.? Hace falta ser muy ignorante para decir esas estupideces, aunque lo que más suele haber es mala fe (al menos entre políticos y periodistas). Recuerdo aquélla anécdota, con ocasión de las celebraciones de los 25 años de la Constitución, en que el Senado expuso el ejemplar original firmado por el Rey, abierto por la primera página, y la inefable "Izquierda Unida" presentó una queja formal porque se veía "el escudo inconstitucional" y exigían que se cambiase el ejemplar y se pusiera otro con el "escudo constitucional"... ¿Cómo se puede decir una imbecilidad como esa? ¿Cómo va a ser inconstitucional el escudo que aparece en el ejemplar original de la Constitución? Es más, dado que eso es así, ¿no será que, de haber un escudo "constitucional", éste habría de ser más bien el que aparece en la propia Constitución?

Ciertamente, la estupidez en lo referente a este tema llega a extremos verdaderamente ridículos, e incluso se dan casos en que se requisan por parte de la policía banderas con ese escudo, o se imponen multas a quienes las portan con la falsa excusa de que incita a la violencia o bobadas similares completamente ilegales (y que nunca se dan en sentido contrario, por llevar banderas republicanas -que sí son inconstitucionales-, con la imagen de ese terrorista apodado "El Che", etc.). Evidentemente luego todos los que denuncian esos abusos ganan los juicios correspondientes -no será por falta de jurisprudencia-, pero pese a ello, y dado que la mayoría prefiere no denunciar, los abusos no sólo continúan, sino que son cada día más.

Bueno, pues le dedico la foto que acompaña a este artículo a toda esa legión de ignorantes, imbéciles, estúpidos y personas de mala fe (como los ya mencionados de "Izquierda Unida") que insisten pese a todo en que el "escudo del águila" es inconstitucional.

viernes, 20 de noviembre de 2009

Un ejemplo claro (aunque no sea de los más graves) de hasta dónde llega la crisis de la Iglesia Católica


Copio tal cual una entrada del blog "La Buhardilla de Jerónimo" que muestra uno de tantos ejemplos de estupidez supina de ciertos obispos (en este caso los franceses) ¿católicos?:


¿Qué es esto?

Si bien no podríamos afirmar a ciencia cierta de qué se trata, la información que hoy puede leerse en torno a las inclusiones, y exclusiones, que se han operado dentro de un Calendario Litúrgico francés, es verdaderamente inquietante.

Según hemos leído en
messainlatino, información que reproduce oblatvs, se habrían quitado de este calendario algunas conmemoraciones santorales importantes. Esto ya de por sí es serio. Pero lo peor está en las adiciones. Dentro del calendario, en días específicos del año, se pueden leer, entre otros, los siguientes textos:

“La comunidad musulmana, Aid al Kabir, fiesta del sacrificio del carnero que Abraham inmoló en lugar de su hijo”.

“Fiesta judía de la Hanucá, que conmemora la victoria de los Macabeos y la nueva dedicación del templo de Jerusalén después de su profanación en el año 160 de nuestra era”.

“Fiesta del año nuevo para la comunidad musulmana”.

“Fiesta judía de los Purim, en que la comunidad hace memoria del ayuno de Ester, cuando el pueblo fue liberado del plan de exterminio de los hebreos en el exilio en Persia”.

“Hace catorce siglos, en el 610, Mahoma, por entonces simple mercader, comenzó a predicar a fin de reconducir al pueblo de Meca a la religión del único Dios y enseñaba la sumisión a la voluntad divina”.

“Comienza para los musulmanes el mes de ayuno del Ramadán”.

“La comunidad judía celebra el gran perdón, Yom Kippur, el día más solemne del año consagrado a la expiación de los pecados”.

“Fiesta de la Reforma” [protestante].

Sea como fuere que se hayan insertado estos textos dentro de un Calendario Litúrgico francés para el año 2010, nos preguntamos qué significa su inclusión, con qué objetivo se hacen estas menciones. Si algún lector pudiese dar mayores precisiones al respecto, estaremos agradecidos.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

¿Se hará justicia con los talibán españoles que prohibieron el homenaje a Foxá?


Pese al clima totalitario creado en España por los falsos demócratas, por esos "talibán made in spain" que prohibieron en Sevilla un homenaje público al escritor Agustín de Foxá, de vez en cuando hay signos de esperanza como el de la noticia que adjunto. Afortunadamente no todo está perdido, aunque aún está por ver que se haga justicia...

Extraído de:


La juez imputa a Montaño, Medrano y Torrijos por negar el homenaje a Foxá

La magistrada pide a la Policía que investigue la participación de los tres miembros del gobierno local en la prohibición de celebrar el acto en el centro cívico El Tejar del Mellizo

J. Muñoz · C. J. Castillo Actualizado 17.11.2009 - 05:03

La juez de Instrucción número 6 de Sevilla ha imputado a tres miembros del gobierno local de Sevilla -el primer teniente de alcalde, Antonio Rodrigo Torrijos (IU), la portavoz, Maribel Montaño (PSOE), y la edil de Participación Ciudadana, Josefa Medrano (IU)- por haber rechazado la utilización de un local para la celebración de un homenaje al escritor Agustín de Foxá.

Tras la denuncia presentada por la asociación cultural Ademán, que había organizado el acto para el pasado 6 de octubre, la magistrada ha dictado una providencia en la que ordena a la Policía Judicial que "investigue la participación en los hechos de Josefa Medrano, María Isabel Montaño y Antonio Rodrigo Torrijos", a los que da traslado de la copia de la denuncia a los efectos del artículo 118 del Código Penal. Este precepto, en concreto, regula el ejercicio del derecho de defensa para todas aquellas personas a las que se "impute un acto punible".

La denuncia de la asociación cultural -a la que después se unió también otra de la entidad Fernando III- fue presentada también contra la directora del centro cívico El Tejar del Mellizo, Cristina Paloma Torrego. Los denunciantes consideran que la negativa a autorizar el acto puede constituir presuntamente delitos contra el ejercicio de los derechos fundamentales y las libertades públicas, así como de prevaricación.

Los hechos que investiga la titular del juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla se remontan al pasado 6 de octubre, cuando los organizadores del acto que había sido autorizado en el centro cívico recibieron un escrito en el que, "sin motivación alguna", se les comunicaba que, por indicaciones directas de la delegada de Participación Ciudadana, Josefa Medrano, se les denegaba el uso de las instalaciones para realizar el homenaje al escritor Agustín de Foxá.

Los denunciantes explican que en el acto previsto los poetas Aquilino Duque y Antonio Rivero debían disertar sobre la obra del escritor Agustín de Foxá, "injustamente olvidado por la cultura oficial por mor de su ideología falangista y de su amistad personal con José Antonio Primo de Rivera".

El rechazo a la celebración del acto, según los denunciantes, fue una decisión "absolutamente arbitraria" y para ello recuerdan las declaraciones efectuadas por los miembros del gobierno local a raíz de la polémica. Así, la portavoz del gobierno local, Maribel Montaño, apoyó la censura al escritor porque, según dijo, la ley de Memoria Histórica impide "la exaltación de valores" relacionados con la dictadura franquista.

Por su parte, la Delegación de Participación Ciudadana consideró que la utilización del centro cívico podría considerarse como una posible "apología del franquismo" y justificó la denegación en el "respeto" a la ley de la Memoria Histórica.

La asociación Ademán considera que la prohibición del acto literario fue "notoriamente injusto, pues la base de dicha resolución fue sencillamente la notable animadversión de los denunciados contra el escritor Agustín de Foxá, y no sólo por su pertenencia a Falange, amistad con el fundador de ésta y coautor del himno Cara al sol, sino, además, porque, conocedores de la obra literaria de Foxá, trataron de impedir a toda costa que en un centro municipal se homenajeara a quien en su novela Madrid de corte a checa describió prolijamente los crímenes cometidos y el clima de terror creado en Madrid por los causantes políticos de los denunciados".

viernes, 6 de noviembre de 2009

¿Llegará la fin la reacción católica?


Hace tiempo que resulta necesario que los católicos volvamos a poner los puntos sobre la íes. Las conversaciones doctrinales sobre determinadas conclusiones del Concilio Vaticano II, iniciadas el pasado 26 de octubre entre la HSSPX y Roma -y que se retomarán a finales de diciembre, pues se ha estimado necesario establecer un calendario de discusiones bimestrales para dar tiempo a trabajar los textos a discutir-, abren ciertas expectativas de una vuelta de las jerarquías de la Iglesia Católica al espíritu tradicional cuya pérdida ha hecho tanto daño en las últimas décadas de autodestrucción postconciliar. Humanamente no parece fácil, pero ya se sabe que la Iglesia no es sólo ni esencialmente humana... Al menos ciertas reacciones empiezan a producirse, y eso me alegra enormemente y me da nuevos motivos de esperanza.

A título de ejemplo, y a propósito de la vergonzosa decisión del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo sobre la retirada de los crucifijos, tomo este artículo directamente del blog "La Buhardilla de Jerónimo" (http://la-buhardilla-de-jeronimo.blogspot.com/2009/11/consecuencias-del-toda-costa.html), y aunque creo que la reacción católica aún tardará en llegar, me alegra enormemente ver cómo cada vez hay más voces que claman en el desierto...

Consecuencias del "diálogo a toda costa"

La polémica sentencia emitida por la Corte de Estrasburgo prohibiendo la exposición del crucifijo ha provocado una respuesta masiva, imponente e importante, por parte de la Iglesia Católica. Han tomado la palabra el cardenal Secretario de Estado, el “vocero” papal, el prefecto de la Congregación para los Obispos, los presidentes de los Consejos pontificios para el Diálogo interreligioso, para la Pastoral de los migrantes, para la Unidad de los cristianos, el Observador permanente de la Santa Sede ante el Consejo de Europa, la Conferencia Episcopal Italiana y varios obispos italianos en forma particular.
Si, por un lado, sorprendieron las inusuales palabras del cardenal Kasper afirmando que “esta manifestación de secularismo agresivo debería ser una señal para despertarnos y levantar un poco la voz”, sin duda la declaración de Mons. Luigi Negri, obispo de San Marino-Montefeltro, se destaca por sobre las demás al presentar el hecho como una “consecuencia de demasiado irenismo y aperturismo que atraviesa al mundo católico desde hace décadas”. Presentamos, a continuación, nuestra traducción del comunicado de Mons. Negri.

***

La decisión tomada por la Corte de los Derechos humanos de Estrasburgo era ampliamente previsible y, en ciertos aspectos, esperada. En estas instituciones se está catalizando sustancialmente todo el peor laicismo que tiene una connotación objetivamente anticatólica y tiende a eliminar, incluso con la violencia, la presencia cristiana de la vida de la sociedad y, además, los símbolos de esta presencia. Otros ya han indicado, sobre todo la Conferencia Episcopal Italiana, la mezquindad cultural de esta decisión, la miopía, como ha dicho la Santa Sede, pero yo creo que es correcto decir que se trata de una voluntad subversiva hacia la presencia cristiana, conducida con una ferocidad sólo comparable a la aparente objetividad o neutralidad de las instituciones del derecho. Sin embargo, es también correcto – como hacían nuestros antepasados, y nosotros a menudo hemos olvidado esta lección -, que nos preguntemos si nosotros, como pueblo cristiano y, además, quisiera decir como eclesiásticos, no tenemos algunas responsabilidades por esta situación. Siempre es correcto leer en profundidad si, de algún modo, hemos corrido el riesgo de ser cómplices.

El asunto de Estrasburgo, en su brutalidad, es también una consecuencia de demasiado irenismo que atraviesa al mundo católico desde hace décadas, por el cual la preocupación fundamental no es nuestra identidad sino el diálogo a toda costa, estar de acuerdo con las posiciones más distantes. Este respeto de la diversidad de las posiciones culturales y religiosas, sostenido por la idea de una sustancial equivalencia entre las diversas posiciones y religiones, que hace perder al catolicismo su absoluta especificidad. Un irenismo, un aperturismo, una voluntad de diálogo a toda costa, que es recompensada de la única manera en que el poder humano recompensa siempre estas desordenadas actitudes de compromiso: el desprecio y la violencia.

Es necesario renovar la conciencia de la propia identidad, de la propia especificidad como acontecimiento humano y cristiano frente a cualquier otra posición, y prepararnos para vivir el diálogo con todas las otras posiciones, no sobre la base de una desmovilización de la propia identidad sino como expresión última, crítica, intensa, de nuestra identidad.

Finalmente, resultará tal vez una prueba significativa, una prueba que puede ser formativa, una prueba por medio de la cual – como a menudo nos recuerda la tradición de los grandes Padres de la Iglesia -, Dios continúa educando a su pueblo. Pero es necesario que el juicio sea claro y no se frene en reacciones emotivas sino que se lea en profundidad la tarea que tenemos delante: recuperar nuestra identidad eclesial y comprometernos en el testimonio frente al mundo.

Este acontecimiento ha impresionado profundamente al Obispo y a la Iglesia de San Marino-Montefeltro; el día 12 de noviembre, a las 18.30 hs en el Santuario del Crucificado de Talamello, el Obispo presidirá una Liturgia de reparación frente a lo que, objetivamente, es un gesto de rechazo del Crucificado. Al mismo tiempo, en las diversas realidades parroquiales de toda la Diócesis, los Párrocos han sido invitados a preparar este momento a través de oportunas iniciativas.

Pennabili, 4 de noviembre de 2009.

+ Luigi Negri

Obispo de San Marino-Montefeltro

***

Fuente: Diócesis de San Marino-Montefeltro

viernes, 23 de octubre de 2009

El autónomo como trabajador y la necesaria refutación de uno de los mitos marxistas


El pasado día 22 participé, como Presidente del sindicato Unión Nacional de Trabajadores (UNT), en una importante manifestación en Madrid en defensa de los autónomos, de las PYMES y de los impagados (http://sindicatount.blogspot.com/2009/10/exito-de-la-manifestacion-de-autonomos.html). UNT era una de las organizaciones convocantes (junto con ATA y AEPIC), y ello porque en nuestro Sindicato estimamos que esta es una lucha justa. Los nacionalsindicalistas defendemos un sindicalismo no clasista, y por ello entendemos que un autónomo (pequeño comerciante, quiosquero o lo que fuere) es tan trabajador como pueda serlo un obrero o cualquier otro asalariado.

Mi sorpresa ha venido cuando algunos nos han criticado por estar al lado de los "empresarios capitalistas explotadores"... Este discurso clasista es muy típico de los pseudosindicalistas de formación marxista, y es que es clásica la identificación que desde el marxismo se hacía entre los no asalariados y la mentalidad burguesa. La idea, sencilla y muy bien analizada por León Trotsky (la lectura en su día de su libro "La Revolución Permanente" reconozco que me resultó muy reveladora a la hora de comprender conceptos tan curiosos como el de "dictadura democrática" y tantos otros del imaginario marxista), consiste en despreciar a todo el que tiene algo que perder (comerciante y campesino principalmente), al entender que precisamente por ello siempre tendrá una mentalidad conservadora y jamás podrá ser un verdadero revolucionario. Supongo que, según esto, ni Marx ni Engels podían ser verdaderos revolucionarios...

Total, que para los marxistas -y sus continuadores actuales más o menos conscientes- al final no se trata de defender a los que realmente trabajan, a quienes con su esfuerzo contribuyen a la creación de riqueza real (que la crean ellos, los trabajadores de toda condición, incluidos los autónomos, no los capitalistas), sino únicamente a los desesperados, a los que como ya no tienen nada que perder sí pueden entregarse en cuerpo y alma a la labor revolucionaria; los que pueden interiorizar bien la "conciencia de clase". Por eso siempre los marxistas han rechazado el verdadero sindicalismo, el cooperativismo y cualquier otra alternativa que, a su juicio, menoscabara la consabida "conciencia de clase".

Y es que en buena medida aquí está la clave del marxismo (y del postmarxismo): el obrero es sólo un instrumento al servicio del proyecto revolucionario. Nada más. Por eso defienden únicamente a los obreros y huyen de los conceptos "trabajador" o "productor".

Yo soy nacionalsindicalista, y por ello no puedo compartir esa mentalidad marxista, materialista y con una concepción instrumental del hombre muy alejada de mi concepto espiritual -católico- del hombre y de la sociedad. Quien produce, quien trabaja, quien con su esfuerzo personal -"con el sudor de su frente"- crea riqueza, es tan trabajador como el que más, ya sea obrero, campesino o autónomo. Es más, incluso aunque sea empresario (otra cosa es que al mismo tiempo sea capitalista, por supuesto), pues también los empresarios trabajan y crean riqueza. ¿O es que acaso los empresarios no trabajan? ¿Emprender un negocio y dirigir una empresa no es otra forma de trabajar?

Y así llegamos al meollo de la cuestión: el Sistema capitalista obliga a todos a la lucha de clases. Es el Sistema el que enfrenta a unos con otros, y así vemos cómo empresarios y autónomos se ven abocados a rentabilizar como sea sus empresas y negocios para poder pagar los intereses usureros de la banca (de ahí su necesaria nacionalización), la enorme cantidad de impuestos a que se les somete (luego derrochados por la casta parasitaria de los políticos -en feliz expresión de Enrique de Diego, con quien en poco más estoy de acuerdo-), los dividendos que deben ofrecer a los accionistas (estos sí que son capitalistas en estado puro: cobran sin trabajar e incluso sin conocer la empresa...), etc. Y es que quienes desde el Nacionalsindicalismo estamos en contra de la lucha de clases no negamos su existencia, e incluso en cierta forma su necesidad en la dinámica del Sistema capitalista, sino que creemos en la necesidad de alcanzar un sistema justo para todos que la haga imposible por acabar con los presupuestos que la hacen existir.

Pero no, yo como Manuel Hedilla no creo que deba haber más título de nobleza que el del trabajo, ni más clase que la de los españoles, y por ello respetaré y defenderé siempre a todos los trabajadores, sean asalariados o no. Y si a alguien no le gusta... ya sabe lo que tiene que hacer.

martes, 20 de octubre de 2009

No se puede hacer un homenaje a un escritor falangista, pero sí a uno comunista relacionado con crímenes...


Últimamente se ha acentuado la represión contra quienes defienden ideas "políticamente incorrectas", especialmente si se trata de falangistas. Ciertamente, eso no es nuevo, pero sí es verdad que en los últimos años se está llegando a extremos intolerables, y ello en mi opinión por una simple razón: desde determinados sectores se está buscando la deslegalización de Falange Española de las JONS y la inclusión del Nacionalsindicalismo entre las ideologías prohibidas y perseguidas por el Código Penal. ¿O es que a nadie le extraña el repentino aparecer en un grupo denominado "Falange y Tradición" (sic), a cuyos integrantes nadie conoce, que comete atentados terroristas con tan sospechosa facilidad?

Se prohiben homenajes a escritores de la talla de Agustín de Foxá por suponer "apología del fascismo" (¡cuánta ignorancia suelta, por favor!), se prohiben los actos públicos falangistas, se vincula sin prueba alguna a FE-JONS y a los falangistas en general con todo tipo de crímenes pasados, presentes y hasta futuros, etc. ¿Qué es esto?

Y luego se observa la diferente vara de medir del Sistema: los falangistas somos proscritos, perseguidos y tratados como apestados, pero a quienes defienden posturas comunistas, terroristas, totalitarias, etc. se les da toda la cancha del mundo... Y el último ejemplo lo tenemos con el mismo Ayuntamiento de Sevilla que prohibió el homenaje a Agustín de Foxá: acaba de poner el nombre de una calle al escritor comunista conocido como "Marcos Ana" (cuyo nombre real es Fernando Macarro), escritor que participó de forma activa en los asesinatos de Alcalá de Henares de 1936. Por cierto, al que últimamente también he visto homenajear en más una página web nada sospechosa de esas tendencias (quiero creer que por desconocimiento de quién es realmente este personaje)...

Dejo dos apuntes de mi amigo el historiador (experto en la Guerra Civil española) Ángel David Martín Rubio:

http://desdemicampanario.blogspot.com/2009/10/marcos-ana-entre-los-responsables-de.html

http://desdemicampanario.blogspot.com/2009/10/marcos-ana-otro-de-los-de-si-mi-pluma.html

viernes, 16 de octubre de 2009

El día 26 comienzan las discusiones docrinales sobre el Concilio Vaticano II entre la Santa Sede y la HSSPX


Comunicado de la Oficina de Prensa de la Santa Sede (P. Federico Lombardi, S.J.)

El primer encuento de las previstas discusiones con la Fraternidad San Pío X tendrá lugar el lunes 26 de octubre por la mañana.

Aquellos que participarán serán, de parte de la Comisión Ecclesia Dei, además del Secretario de dicha Comisión, Mons. Guido Pozzo, el Secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, S.E. Arzobispo Luis F. Ladaria Ferrer, S.J. y los expertos ya designados, el P. Charles Morerod, OP. Secretario de la Comisión Teológica Internacional, consultor de la Congregación para la Doctrina de la Fe: S.E. Mons. Fernando Ocáriz, Vicario General del Opus Dei, consultor de la Congregragación para la Doctrina de la Fe; el R.P. Karl Josef Becker, S.J. consultor de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

El encuentro tendrá lugar en el Palacio del Santo Oficio. Los contenidos de las conversaciones, referidos a cuestiones doctrinales abiertas, permanecerán en estricta reserva.

Al final del encuentro se emitirá un comunicado.

------

Comunicado de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X

Mons. Bernard Fellay ha designado como representantes de la FSSPX en las discusiones teológicas con la Congregación de la Doctrina de la Fe a: S.E. Mons. Alfonso de Galarreta, director del Seminario Nuestra Señora Corredentora de La Reja (Argentina), al P. Beniot de Jorna, director del Seminaire International Saint-Pie X de Econe (Suiza), al Padre Jean-Michel Gleize, profesor de Eclesiología en el Seminario de Econe y al P. Patrick de la Rocque, prior del Priorato San Luis en Nantes, Francia.

Mons. de Galarreta había ya sido designado presidente de la comisión a cargo de la preparación de estas discusiones dentro de la Fraternidad después del mes de abril de 2009.

Los trabajos comenzarán en la segunda mitad del mes de octubre y requerirán la discreción necesaria para un intercambio sereno sobre cuestiones doctrinales difíciles.

Menzingen, 15 de octubre de 2009.

Sábado 17 de octubre: NO AL CRIMEN DEL ABORTO



El próximo sábado 17 de octubre tendrá lugar en Madrid una gran manifestación contra el crimen legal del aborto, ese gran genocidio silencioso del siglo XX y que va camino de serlo aún mas en este siglo XXI.

Quien desee manifestarse con nosotros podrá sumarse junto a nuestra pancarta, y podrá hacerlo concentrándose a las 16:00 horas en la Plaza de Callao, de donde partiremos.

¡¡No al aborto!! ¡¡Sí a la vida!!

domingo, 11 de octubre de 2009

El totalitarismo "democrático"


En los últimos días han sucedido varias noticias relacionadas con la persecución ideológica y el totalitarismo que se vive en la España presuntamente democrática de hoy.

Una ha sido la condena a dos años y seis meses de prisión a Juan Antonio Llopart, el responsable de Ediciones Nueva República. Reconozco que son muchas mis discrepancias políticas con el señor Llopart -a quien no conozco personalmente-, pero no puedo dejar de valorar su magnífica labor editando buenos libros falangistas que nadie hubiera editado nunca. También ha editado otros cuyo contenido está muy lejos del Nacionalsindicalismo, e incluso algunos me producen verdadero rechazo. Pero de ahí a prohibir su edición y distribución, para terminar condenando al editor con tamaña pena de prisión... Sinceramente, ni en la peor de las dictaduras se ven estas cosas. ¿Cómo no voy a mostrar públicamente mi solidaridad con Juan Antonio Llopart? ¿Acaso ha editado o distribuido algún libro que haga apología del terrorismo o de algún otro delito real y no meramente ideológico? Si estoy equivocado no dudaré en rectificar mis palabras, pero realmente de todo lo que le he visto editar y distribuir -incluidos libros de temáticas ideológicas e históricas que me disgustan profundamente- no puede decirse que sea precisamente un delincuente. ¿A cuantos delincuentes de verdad les caen penas de prisión como esta? Incluso muchos terroristas salen de los juzgados con penas mucho menores. Es simplemente un disparate, y la condena a Juan Antonio Llopart de hoy es la antesala de la condena que a otros nos tocará mañana simplemente por defender nuestras ideas políticamente incorrectas. Cuando las barbas de tu vecino veas pelar...

La otra ha sido el veto al homenaje público al escritor Agustín de Foxá en Sevilla. Y todo porque según el Ayuntamiento hispalense (la Delegación de Participación Ciudadana) tal homenaje supondría una "apología del fascismo"... Sí, sí, como lo oyen. ¡¡¡Y ellos son precisamente los que acusan a los demás de ser fascistas!!! ¿Y cómo se llama a quien impide un homenaje cultural a un escritor de esa altura literaria simplemente porque era falangista -que no fascista-? Bueno, rectifico: no son fascistas, sino algo aún peor; son estalinistas de la peor calaña. Agustín de Foxá nunca fue fascista, y yo tampoco soy fascista, pero en cualquier caso una cosa está clara: el fascismo no llegó nunca a los extremos violentos y totalitarios del estalinismo y de sus herederos políticos actuales. Y eso es lo que son estos nuevos censores.

A lo mejor lo que realmente les duele es que Agustín de Foxá les retratara tan magistralmente en su magnífica novela "Madrid de corte a checa". De obligada lectura, por cierto. Aprovechemos a comprarla y leerla ahora, antes de que la policía del pensamiento "democrático" la censure y nos condenen a prisión por ello...

En fin, ya se sabe que vivimos en "democracia y libertad"...

sábado, 10 de octubre de 2009

Las cosas que hay que ver... en los Juzgados


Invito a mis lectores a que relean un artículo que publiqué en marzo a propósito del estreno en dvd de la película "La conjura de El Escorial": http://clamareneldesierto.blogspot.com/2009/03/que-tendra-el-escorial.html

Les pido que, antes de seguir leyendo esta entrada, lean atentamente dicho artículo.

¿Ya lo han leído? ¿Sí? Pues bien, aunque pueda parecer una broma, aunque alguien pueda pensar que se trata de una exageración, aunque suene a chiste, ¡¡¡voy a tener que responder en los Juzgados por un presunto delito de injurias!!! Sí, sí, de verdad que no se trata de una broma: ¡¡¡es absolutamente cierto!!!

El día 15 de octubre, a las 9:20 horas tengo que comparecer en el Juzgado de 1ª Instancia Nº 51 de Madrid a causa de ese artículo, y todo porque un abogado de San Lorenzo de El Escorial se ha dado por aludido y se considera "gravemente injuriado", ya que -dice él, aunque mejor es que juzgue el lector- he atacado su honor, le he insultado y vejado en dicho artículo, etc.

Eso sí, en su escrito dicho abogado admite que se olvidará de todo a cambio del abono de una suma monetaria en forma de indemnización... ¿En cuánto valorará económicamente este individuo su honor? Si no fuera por lo falso de sus acusaciones -falsedad evidente a todas luces-, la verdad es que me gustaría que él mismo pudiera concretar en dicho Juzgado el precio que le pone a su propio honor. Siento verdadera curiosidad...

Evidentemente se trata de una querella -aún no es querella realmente, pues ahora estamos en la fase previa de conciliación civil- sin fundamento alguno, una querella -"criminal" dice él con esa redundancia que parece dar a entender que pudiera haber querellas no criminales o, más exactamente, no penales- que retrata perfectamente al individuo que la presenta y que el Juez dudo mucho que pueda tomar seriamente en consideración (aunque obviamente nunca se sabe).

Hace unos días un buen amigo mío me daba su opinión acerca de los motivos por los que este abogado parece sentir una fijación casi enfermiza hacia mí, y me comentaba que esa explicación -que en su opinión realmente tiene ya poco que ver con la política, aunque tenga en ella su origen- es cada vez más compartida en "el mundo azul" en general, más allá de grupos y siglas. Yo no lo sé y, la verdad, tampoco me importa demasiado. Tengo demasiadas cosas importantes en qué pensar como para dedicarme a analizar psicológicamente a individuos como este.

No obstante sí puedo decir una cosa: cuando leí el escrito presentado en el Juzgado por dicho abogado no pude evitar reírme a mandíbula batiente. Ante una citación judicial uno normalmente se siente inquieto y preocupado, pero leyendo las cosas que pone ese señor en su escrito es imposible sentir preocupación y aguantar la risa. Pocas veces he visitado un Juzgado en mi vida, y en ninguna de ellas me sentí tan tranquilo como en esta ocasión.

Realmente lo único que siento es que por enésima vez un Juez tendrá que asistir a un espectáculo bochornoso en el que la Falange saldrá nuevamente a relucir... Penoso.

viernes, 21 de agosto de 2009

El contenido "mundialista" de la última encíclica papal

He de reconocer que no he tenido oportunidad aún de leer la última encíclica del Santo Padre, "Caritas in veritate", por lo cual me resisto a dar una opinión personal en profundidad. De las dos referencias más o menos claras que tengo, a priori una me gusta y otra me disgusta bastante. Me gustan las referencias a su contenido social que he leído, y que aparentemente profundizan bastante en la línea emprendida por León XIII y que conforman la parte económica -de principios, no de programa- de la Doctrina Social de la Iglesia. No obstante, y dado que no la he leído el texto completo, prefiero abstenerme de entrar en más detalles.

Pero hay otra referencia que tengo que me preocupa más, y es la que hace referencia a la defensa que en la Encíclica se hace del mundialismo -lo siento, pero el mundialismo uniformador que pretende acabar con las patrias y con la soberanía de las naciones no puedo defenderlo de ninguna manera-, y de otros principios dudosos en materia más propiamente religiosa. No entraré en ellos por las razones ya dadas, pero no me resisto a trascribir este interesante artículo del Superior del Distrito de América del Sur de la HSSPX sobre este último aspecto.


LA RUPTURA CONTINÚA (Revista "Iesus Christus" Nº 123)

La encíclica Caritas in veritate, escrita por Benedicto XVI y sus colaboradores, terminada el 29 de junio y publicada el 7 de julio, es un documento largo, arduo, en el cual el Papa aborda “el desarrollo humano integral en la caridad y la verdad”. En los preliminares del documento, el Papa afirma que su enseñanza, y la de Pablo VI, la cual él quiere desarrollar, en modo alguno están en ruptura con la de León XIII y Pío XI: “La relación entre la Populorum progressio (1) y el Concilio Vaticano II no representa una fisura entre el Magisterio social de Pablo VI y el de los Pontífices que lo precedieron, puesto que el Concilio profundiza dicho magisterio en la continuidad de la vida de la Iglesia” (§ 12). El Papa se esforzó en justificar esta continuidad con su famoso discurso a la Curia Romana del 22 de diciembre de 2005.

Benedicto XVI parte de un presupuesto, el cual desarrollará a lo largo de toda su encíclica, a saber, la globalización que está en marcha es algo inevitable; por eso, hay que intentar acompañarla: “la globalización no es, a priori, ni buena ni mala. Será lo que la gente haga de ella” (§ 42). Ella tiene su fundamento en la unidad de la familia humana: “La verdad de la globalización como proceso y su criterio ético fundamental vienen dados por la unidad de la familia humana y su crecimiento en el bien. Por tanto, hay que esforzarse incesantemente para favorecer una orientación cultural personalista y comunitaria, abierta a la trascendencia, del proceso de integración planetaria” (§ 42).

El Papa, presa de cierta ingenuidad, no parece darse cuenta del peligro terrible que representa esta globalización,(2) que no podrá construirse sino sobre las ruinas de la Cristiandad. Querer bautizar la globalización implica querer bautizar un cadáver. Querer persuadir a los católicos para que se empeñen en ese proyecto, supone alentarlos a cavar sus propias tumbas. El mundialismo, para la política, es lo que el ecumenismo para la religión. Uno llevará a la paulatina desaparición de las patrias, connaturales a todo hombre; el otro conducirá a la desaparición de la Iglesia Católica, única religión revelada, que poco a poco será disuelta en una religión universal que el mundialismo procurará establecer, concretando así uno de los grandes ideales masónicos.

Para evitar “un poder universal”, en el que advierte un peligro, Benedicto XVI propone “el gobierno de la globalización”, que sería como una especie de instancia supranacional y mundial, que gracias a distintas instancias, regularía y moralizaría las relaciones entre los pueblos: “Para no abrir la puerta a un peligroso poder universal de tipo monocrático, el gobierno de la globalización debe ser de tipo subsidiario, articulado en múltiples niveles y planos diversos, que colaboren recíprocamente” (§ 57).

De hecho, Benedicto XVI da a entender así que los tiempos de la Cristiandad han terminado. Es por eso que no hace ninguna referencia a ella. Y es por eso también que hay que proponer un nuevo sistema. Esto, a su vez, es confrontado con el peligro que representa un mundialismo materialista ateo, que querría instalarse y que el Papa denuncia. Y así, es preciso ensayar una síntesis de los dos, “bautizando” el mundialismo y pidiendo para la Iglesia un “derecho de ciudadanía” (§ 56) en esta construcción mundial.

Fiel al ecumenismo que el Concilio Vaticano II ha oficializado, el Papa no pide que la Iglesia Católica tenga alguna exclusividad en esta misión, sino sólo la libertad de actuar hombro a hombro con las otras religiones: “otras culturas y otras religiones enseñan la fraternidad y la paz y, por tanto, son de gran importancia para el desarrollo humano integral” (§ 44).

El contraste de estas líneas con las enseñanzas que León XIII y Pío XI expusieron en sus encíclicas sociales revela una ruptura con la Tradición católica. Advirtamos lo que dice León XIII: “La Iglesia saca del Evangelio las enseñanzas en virtud de las cuales se puede resolver por completo el conflicto, o, limando sus asperezas, hacerlo más soportable; ella es la que trata no sólo de instruir la inteligencia, sino también de encauzar la vida y las costumbres de cada uno con sus preceptos; ella es la que mejora la situación de los proletarios con muchas utilísimas instituciones; ella es la que quiere y desea ardientemente que los pensamientos y las fuerzas de todos los órdenes sociales se alíen con la finalidad de mirar por el bien de la causa obrera de la mejor manera posible (…) Si hay que curar a la sociedad humana, sólo podrá curarla el retorno a la vida y a las costumbres cristianas”.(3)

A su vez, Pío XI afirmará con el mismo vigor que “A esta lamentable ruina de las almas, persistiendo la cual será vano todo intento de regeneración social, no puede aplicarse remedio alguno eficaz, como no sea haciendo volver a los hombres abierta y sinceramente a la doctrina evangélica, es decir, a los principios de Aquel que es el único que tiene palabras de vida eterna, y palabras tales que, aun cuando pasen el cielo y la tierra, ellas jamás pasarán”.(4) Benedicto XVI no reniega de estas palabras de sus predecesores, pero las entiende como expresión de un pensamiento que forma parte de una época que ya no es la nuestra.

Para comprender cabalmente la noción de Tradición que tiene el Papa, hay que remitirse a un discurso que hizo hace algunos años: “La Tradición es la comunión de los fieles en torno a sus pastores legítimos a lo largo de la historia; una comunión que el Espíritu Santo alimenta, asegurando la ligazón entre la experiencia de la fe vivida en la comunidad originaria de los discípulos y la experiencia actual de Cristo en su Iglesia”.(5)

Para el Papa actual, la Tradición es, prácticamente hablando, la fecundación que el Espíritu Santo hace de la experiencia vital de los fieles unidos a sus pastores a lo largo de la historia de la Iglesia, tal como la tercera Persona de la Trinidad lo hizo en la época apostólica. Por tanto, la Tradición es evolutiva. Esta definición es claramente distinta de la que aprendemos en el catecismo de San Pío X: “La Tradición es la palabra de Dios no escrita, sino comunicada de viva voz por Jesucristo y por los Apóstoles, transmitida sin alteración de siglo en siglo por medio de la Iglesia hasta nosotros”.(6) ¡Aquí la ruptura con el magisterio tradicional es evidente!

El hombre ocupa un puesto central en todo el sistema deseado por Benedicto XVI: “la fuerza más poderosa al servicio del desarrollo es un humanismo cristiano, que vivifique la caridad y que se deje guiar por la verdad, acogiendo una y otra como un don permanente de Dios” (§ 78). Para realizar tal programa, todos los hombres deben unirse: “Según la opinión casi unánime de creyentes y no creyentes, todo lo que existe en la tierra debe ordenarse al hombre como su centro y su culminación” (7) (§ 57). Recuperando una expresión de Pablo VI en Populorum progressio, Benedicto XVI llega incluso a afirmar que “todo trabajador es un creador” (§ 41).

Uno no puede más que quedarse boquiabierto ante estas cosas. La distinción entre el orden natural y el sobrenatural es pasada en silencio. No hay ninguna alusión a la necesidad de la redención; tampoco a la necesidad de la gracia para sanar el alma humana y para darle esperanzas de una eterna bienaventuranza. Este humanismo envenena toda la encíclica y parece salido de las logias, algo que nada tiene que ver con la Tradición católica. No puede negarse que esta encíclica muestra una indiscutible continuidad… pero con el Vaticano II, que en sí mismo está en ruptura con el magisterio tradicional. ¿Será quizás por eso que muchos hombres del mundo de la política alaban esta encíclica? Porque las voces discordantes son muy raras…

Hasta ayer los Papas enseñaban que la fe católica debía ser el alma de la sociedad. Así fue como se edificó la Cristiandad. En la actualidad, la Iglesia conciliar no reclama más que un miserable “derecho de ciudadanía” (§ 56), esto es, la libertad de existir junto a las otras religiones. No hay que olvidar que esta especie de “instancia supranacional” que Benedicto XVI desea para moralizar el mundialismo, era hasta no hace mucho una realidad concreta sostenida por la Iglesia Católica, que unificaba bajo sus alas a las naciones cristianas. Esa misma Iglesia, tras el último Concilio, ha renunciado a encarnar ese papel, difícil por cierto, pero indispensable en vistas de una restauración social. Allí también esta encíclica del Papa Benedicto XVI marca una ruptura con la doctrina constante de la Iglesia. Dado que, como dice el aforismo filosófico, “la naturaleza tiene horror del vacío”, ¡la vía queda expedita para edificar la Babilonia de las religiones y las naciones!

Es importante destacar asimismo que la encíclica Caritas in veritate no hace ninguna alusión al reinado social de Nuestro Señor Jesucristo. De hecho, para Benedicto XVI, eso ya no puede enseñarse, al modo como la Iglesia lo hacía hasta hace poco. Hay que marchar hacia una “sociedad laica de inspiración cristiana”,(8) en la que la libertad de conciencia será respetada y defendida, tal como lo pidió el Concilio Vaticano II.(9)

Así las cosas, es preciso rendirse ante la evidencia e indicar que esta encíclica está en ruptura con la enseñanza tradicional de la Iglesia. La religión católica no es una opción en términos de la restauración social, sino una necesidad para salvar a la sociedad del caos hacia el cual se precipita.

Recordemos —ya para terminar— las palabras de Pío XI: “si consideramos más atenta y profundamente la cuestión, veremos con toda claridad que es necesario que a esta tan deseada restauración social preceda la renovación del espíritu cristiano, del cual tan lamentablemente se han alejado por doquiera, tantos economistas, para que tantos esfuerzos no resulten estériles ni se levante el edificio sobre arena, en vez de sobre roca (…) Por lo tanto —y nos servimos de las palabras de nuestro predecesor—, si hay que curar a la sociedad humana, sólo podrá curarla el retorno a la vida y a las costumbres cristianas. En efecto, solamente ésta puede aportar el remedio eficaz contra la excesiva solicitud por las cosas caducas, que es el origen de todos los vicios; ésta es la única que puede apartar los ojos fascinados de los hombres y clavados en las cosas mudables de la tierra, y hacer que los levanten al cielo. ¿Quién negará que es éste el remedio que más necesita hoy el género humano?” (10)

La Fraternidad San Pío X, con motivo de las próximas discusiones doctrinales con las autoridades romanas, acometerá el difícil empeño de demostrar que el último Concilio y la enseñanza que se extrajo de él desde hace cuarenta años, constituyen una ruptura evidente y brutal con la enseñanza de siempre de la Iglesia.

Este objetivo parece sobrehumano; sin embargo, no olvidemos que la Iglesia es divina. A cada uno de nosotros corresponde rezar y hacer penitencia por esta intención, de modo que la Verdad triunfe, por la gloria de Dios, el honor de la Iglesia, la restauración de la sociedad y la salvación de las almas.

¡Que Dios los bendiga!

Padre Christian Bouchacourt
Superior de Distrito América del Sur

Notas:

1. Encíclica social de Pablo VI, 16 de marzo de 1962.
2. Para entender los peligros del mundialismo socialista, propiciado por las sectas masónicas en aras de edificar una sociedad internacional regida por los derechos del hombre contra los de Dios (cfr. Declaración Universal de los Derechos Humanos, del 10 de diciembre de 1948), se pueden leer con fruto Epiphanius, “Masonería y sectas secretas”, edit. “Sí Sí No No”, y Aníbal A. Rottjer, “La Masonería en la Argentina y en el mundo”, editorial Nuevo Orden.
3. León XIII, “Rerum Novarum”, 15 de mayo de 1891.
4. Pío XI, “Quadragesimo anno”, 15 de mayo de 1931.
5. Benedicto XVI, La Comunión en el tiempo: La Tradición. Discurso del 26 de abril de 2006, citado en “L’Osservatore Romano” nº 18, 2 de mayo de 2006. Cfr. Padre Jean-Michel Gleize, artículo de la revista “Fideliter” nº 179, págs. 21-26.
6. Catecismo de San Pío X, editorial Río Reconquista, pág. 113, nº 890.
7. Concilio Vaticano II, constitución “Gaudium et spes”, § 12.
8. Cfr. el excelente artículo de Monseñor Bernard Tissier de Mallerais en “Le Sel de la Terre” nº 69, Hermenéutica de Benedicto XVI.
9. Vaticano II, declaración “Dignitatis humanæ”, n° 2.
10. Pío XI, ibidem.

domingo, 16 de agosto de 2009

Mi última entrevista: sobre la denominada "memoria histórica"

El pasado 24 de julio me hicieron una entrevista para un estudio universitario sobre la "memoria histórica" que buscaba conocer la opinión oficial de Falange Española de las JONS sobre ese tema. Dado que se trata de la última entrevista que he concedido en 2009 y que no tiene como finalidad el ser publicada en ningún medio de comunicación de entidad, he considerado oportuno publicarla en mi blog por si le resulta interesante a alguno de mis habituales lectores.

1.- ¿Qué opinión le merece la Ley de Memoria Histórica presentada por el Partido Socialista y aprobada en diciembre del 2007?

Respuesta: La denominada Ley de Memoria Histórica ha supuesto una nueva oportunidad perdida para alcanzar una verdadera reconciliación entre los españoles. Para lograr esto hubiera bastado con igualar a todas las víctimas y a todos los verdugos, independientemente del bando en que militaran, porque víctimas inocentes y verdugos sanguinarios hubo en ambos bandos, y mientras esto no sea reconocido así, hablar de reconciliación o de justicia resulta simplemente un sarcasmo.

Además de hacer justicia y de fomentar la reconciliación sincera entre españoles -cosa que no hace-, esa ley debió respetar los monumentos, calles y símbolos de ambos bandos que existían en ese momento, ya que forman parte de nuestra historia y de nuestra cultura. Pues bien, tampoco lo ha hecho así. Pretender quitar los de uno solo de los bandos -el Nacional- y dejar las calles y monumentos de personajes del otro bando -el del Frente Popular; me niego a llamarle "republicano", ya que republicanos también había en el bando Nacional, como la Falange y otros-, es otra muestra de sectarismo e intolerancia más propia del integrismo fanático de los "talibán" afganos -los que dinamitaron los budas de Bamiyán por no ser islámicos- que de personas civilizadas.

La Historia debiera dejarse en manos de los historiadores, y no de los políticos, porque no se puede legislar la Historia. Una verdadera Ley de Justicia y de Verdad Histórica sería otra cosa y habría buscado eso. La propia denominación "memoria histórica" es elocuente: la "memoria" es algo subjetivo y parcial, y cada cual tiene la suya; la Historia es otra cosa y sólo busca la verdad y los datos objetivos.

En definitiva, se trata de una ocasión histórica perdida, basada en el sectarismo y el fanatismo político en vez de la Justicia y la Verdad, y seguramente motivada más por el afán de satisfacer el rencor de los socialistas, comunistas y separatistas más radicales y de desviar la atención de los verdaderos problemas de la España actual, que de las legítimas aspiraciones que dice pretender buscar.

2.- ¿Considera el movimiento de recuperación de memoria histórica puesta en marcha por asociaciones populares como un mero revisionismo para martirizar a los fallecidos del bando republicano?

Respuesta: No en todos los casos, pero sí en la mayor parte de ellos. Yo creo que hay algunas asociaciones -y sobre todo personas- que sólo buscan esclarecer los hechos luctuosos de aquella guerra fraticida y hacer justicia, rescatando cuerpos indignamente sepultados y rescatando la memoria de personas injustamente asesinadas. Eso me parece justo y hasta necesario, y la labor que hacen en ese sentido asociaciones como la Hermandad de los Mártires de Paracuellos del Jarama o la de los Mártires de Aravaca me parece encomiable: buscar la verdad y recuperar la dignidad y las sepulturas de miles de asesinados, pero sin buscar revanchismos extemporáneos ni fanatismos.

El problema viene precisamente cuando lo que se busca no es tanto la Justicia y la búsqueda de la verdad histórica, como el revanchismo y la criminalización del bando Nacional. Y esto es precisamente lo que yo creo que se está intentando hacer, y a falta de rigor histórico se recurre al Boletín Oficial del Estado, ¡como si la Historia pudiera ser decretada por medio del BOE! ¿Cómo puede establecerse por ley una visión concreta de un hecho histórico? Eso es una desfachatez más propia de un gobierno o un régimen totalitario que de una sociedad democrática, seria y civilizada.

Deberían desengañarse de una vez: por mucho que lo intenten, los herederos políticos del Frente Popular jamás van a ganar la Guerra Civil con carácter retroactivo.

3.- ¿Qué opina de la querella impuesta al juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón por prevaricación?

Respuesta: Me parece que ya era hora de que al señor Garzón se le pusiera en su sitio, y eso ya se está haciendo, independientemente de que al final resulte o no condenado. El señor Garzón se negó a tramitar causas contra conocidos criminales de guerra del bando del Frente Popular como Santiago Carrillo, y en cambio pretendió perseguir a los dirigentes históricos de Falange Española y a otros del franquismo -que son cosas distintas, aunque él las mezcle alegremente, lo que demuestra lo ignorante que es este señor en esa materia- precisamente por asuntos relacionados con la misma guerra. ¡Y en el caso de los dirigentes de Falange Española no por crímenes, sino por delitos políticos! Sencillamente increíble e intolerable, y si esto no es una conducta prevaricadora, desde luego se le parece mucho...

No obstante le informo que en los próximos días Falange Española de las JONS se personará en la causa y presentará una querella propia para resaltar un aspecto no incluido en las dos querellas anteriores: el intento de persecución jurídica por motivos políticos de antiguos y actuales dirigentes de Falange Española por parte del señor Garzón, particularmente de nuestro actual Jefe Nacional, Diego Márquez Horrillo.

Esto no ha hecho más que empezar.

4.- ¿Considera que debe haber una recuperación de la memoria histórica de las víctimas del bando nacional?

Respuesta: No. Ni creo que deba buscarse por ley ninguna "memoria histórica", ni creo que los políticos deban inmiscuirse en la Historia, ni tampoco creo que, una vez puestos a hacerlo, deban hacerlo por bandos. Ya que se meten donde no deben, bastaría con que la actual ley fuera objetiva y dejara a un lado revanchismos y fanatismos políticos; que a todas las víctimas se les reconozcan los mismos derechos y que deje de plantearse la Guerra Civil como una lucha entre buenos y malos. Los de cada bando siempre se considerarán los buenos, lógicamente, pero la legislación no puede ser partidista. No debe serlo.

5.- ¿Qué opina de la exhumación de cadáveres republicanos que se está llevando a cabo, sin presencia judicial en la mayoría de los casos, en algunos puntos de la geografía española?

Respuesta: Me parece que ese asunto se está llevando muy mal. Considero justo que los familiares quieran exhumar los restos de sus seres queridos, pero ello debe hacerse de una manera seria y legal. Recuerdo que en una de las fosas los cuerpos encontrados resultaron no ser de frentepopulistas, sino de falangistas, y después de profanar los cuerpos se les volvió a tapar quién sabe si eliminando restos o pruebas sin ningún control; en otro caso se amontonaron en el suelo los restos durante meses en un local no preparado para ello; en otra ocasión se trató de ocultar que los supuestos restos de frentepopulistas resultaron no ser humanos... Puestos a exhumar cadáveres eso debe hacerse seriamente, y además sin violentar la voluntad de los familiares, evitando situaciones tan absurdas como la del poeta García Lorca -amigo personal del fundador de Falange Española, José Antonio Primo de Rivera, y que fue asesinado por los militares, pese a estar protegido por los falangistas granadinos-, cuyo cadáver se empeñan algunos en exhumar incluso en contra de la voluntad de su familia.

Es una pena que en pleno siglo XXI los españoles sigamos avivando estos traumas históricos que ya parecían superados, como pena fue que no se cumpliera aquél deseo generoso del propio José Antonio Primo de Rivera, escrito en su testamento la víspera de su asesinato por parte del gobierno del Frente Popular: "Ojalá Fuera la mía la última sangre española que se vertiera en discordias civiles. Ojalá encontrara ya en paz el pueblo español, tan rico en buenas cualidades entrañables, la Patria, el Pan y la Justicia".


Jorge Garrido San Román

Vicesecretario General de FE-JONS

jueves, 30 de julio de 2009

El ajedrez, ese fascinante "juego-deporte-arte-ciencia"


Siempre he sido un apasionado del anquísimo juego del ajedrez. Desde que mi abuelo materno me introdujo en ese fascinante juego, y hace de ello unos 25 años, nunca he podido alejarme de él, dejar de estudiarlo (aunque, las cosas como son, muy poco para lo que sería necesario para tener un nivel verdaderamente competitivo), dejar de estar suscrito a revistas como "Peón de Rey", de comprar más y más libros sobre teorías y metodologías diversas (aperturas, finales, medio juego, evaluación de posiciones...), de participar en torneos (aunque he de reconocer que -en justa correspondencia a mis limitaciones de preparación y talento- con resultados más bien pobres, pues sólo he logrado destacar en dos de ellos, ganando uno en Santander y quedando segundo en otro en Madrid), etc.

El ajedrez es un juego tremendamente didáctico, y ello no sólo por lo que tiene de beneficioso para el desarrollo mental en general, sino también para el propio carácter de la persona y para su desarrollo vital y social: supone un constante ejercicio de reflexión, evitar las decisiones precipitadas, tener paciencia y no perder los nervios, no dejarse intimidar por ningún adversario, demostrar un espíritu combativo sabiendo cuándo es el momento de defenderse y cuándo el de atacar, evitar los errores y aprovechar los del adversario siempre con respeto y elegancia, no hacer trampas nunca y no perder jamás las formas... Y eso además de lo que supone su estudio: disciplina, trabajo, concentración, método, etc. ¿Será por eso que en los sistemas educativos de los países más avanzados se suele introducir el ajedrez como una asignatura más en los colegios? Yo creo que la respuesta es obvia.

El ajedrez es un juego que me apasiona, y ello en buena medida porque tiene la extraña virtud de tener un poco de todo: juego (desde luego que entretiene), arte (la belleza de algunas composiciones es verdaderamente deliciosa), deporte (exige mucho entrenamiento de esa parte de cuerpo que es el cerebro, sí, pero también de otras muchas), ciencia... Sí, sí, también de ciencia, y es que precisamente estos días ilustraba yo en este aspecto concreto del ajedrez a una amiga mía, ya casi doctora en matemáticas -está terminando su doctorado-, ante su absoluta sorpresa (para ella el ajedrez nunca había tenido otro interés que el de simple juego). ¡¡¡La de científicos -matemáticos principalmente- que se han dedicado al estudio científico -valga la redundancia- del noble juego del ajedrez!!!

Numerosos estudiosos del ajedrez se dedicaron durante décadas a averiguar las claves matemáticas del juego, resolviendo infinidad de problemas, estableciendo criterios numéricos de valoración de posiciones y jugadas, etc., algo que cobró especial importancia a raíz de la revolución informática, y ello hasta el extremo de existir hoy en día una verdadera disciplina cuya misión es la de mejorar los programas informáticos de ajedrez.

A continuación pongo una serie de enlaces introductorios a este aspecto tan desconocido del ajedrez, el de su dimensión científico-matemática, y aunque hay textos y trabajos mucho más profundos y elaborados, yo creo que como iniciación para los lectores de este blog resultarán más que suficientes:







lunes, 27 de julio de 2009

La sangre de San Pantaleón: un milagro anual en Madrid a la vista de quien quiera


He de reconocer que el milagro (aunque aún no ha sido declarado oficialmente como tal por la Iglesia, conviene precisarlo) de la licuefacción de la sangre de San Pantaleón, que puede observarse todos los años el día de su aniversario, es tan sorprendente y aparentemente inexplicable como infravalorado. Estoy seguro de que la mayoría de los lectores madrileños de este blog o bien lo desconocían, o en caso de conocerlo ni siquiera se han tomado nunca la "molestia" de asistir a este hecho insólito aquí, tan cerca de casa... ¿Por qué no valoraremos más milagros como éste?

Reproduzco un artículo de hoy de la Agencia EFE que he encontrado en el blog de Radio Cristiandad (http://radiocristiandad.wordpress.com/2009/07/27/en-vispera-de-su-festividad-vuelve-a-licuarse-sangre-de-san-pantaleon/):


En víspera de su festividad, vuelve a licuarse la sangre de San Pantaleón

El contenido del relicario comienza tradicionalmente a transformarse con la consistencia y el color de la sangre y dos días después vuelve a condensarse, estado en el que permanece el resto del año.

En la víspera del aniversario de su martirio, como cada año, la sangre de San Pantaleón ha vuelto a pasar del estado sólido a líquido, según ha confirmado este domingo a Efe el capellán del monasterio de La Encarnación de Madrid, Joaquín Martín Abad.

El 26 de julio, víspera de la fiesta de San Pantaleón, el contenido del relicario comienza tradicionalmente a transformarse con la consistencia y el color de la sangre y dos días después vuelve a condensarse, estado en el que permanece el resto del año.

La sangre del mártir, en proceso de licuefacción, pudo hoy ser observada por decenas de personas que a partir de las cinco de la tarde se acercaron al templo, situado en los aledaños de la céntrica plaza de Oriente, para contemplar la reliquia.

El objeto religioso permanece todo el año guardado en la clausura del convento y sólo está expuesto al público dos días, en una vitrina que protege el recipiente y que puede ser observada en dos pantallas de televisión situadas a ambos lados del altar, colocadas para preservar la reliquia.

Pero el contenido de la ampolla de cristal no se ha podido analizar nunca por miedo a que, al abrir el pequeño recipiente, se destruya o pierda propiedades.

Y debido a que no se ha podido efectuar un examen científico, la Iglesia no se ha pronunciado oficialmente sobre este hecho ni lo ha calificado de “milagro”.

No obstante, desde el siglo XVII se repite en el monasterio de la Encarnación el fenómeno denominado “milagro de San Pantaleón”, que tiene su réplica en varios lugares del mundo, como en Italia, donde existe una creencia popular que vaticina grandes catástrofes el año en que no se produce la licuefacción.

Es en el citado país donde se expone la ampolla más grande que existe con sangre del santo y de la que, según Martín Abad, se extrajo la porción que hay en el monasterio madrileño.

Se prevé que entre 7.000 y 10.000 fieles acudan mañana al monasterio de la Encarnación para presenciar la sangre licuada de San Pantaleón.

Así lo ha asegurado hoy a Efe el padre Joaquín, quien ha explicado que, aunque la sangre, que normalmente tiene el aspecto de una costra, comienza en junio a cambiar de color, será mañana cuando alcance su máximo punto de licuación.

Un “milagro” que ocurre “todos los años” desde 1645, momento desde el cual existe constancia escrita de la presencia de la reliquia en este templo.

En lo que más varía el comportamiento de la reliquia es en el momento de volver a hacerse sólida: a veces ocurre al día siguiente y otros años no vuelve a su estado habitual hasta septiembre.

A pesar de que la reliquia está expuesta durante todo el año en el museo de este monasterio administrado por Patrimonio Nacional, los creyentes prefieren acudir a visitarla en esta efeméride, sobre todo “para darle gracias por los favores concedidos”, y también poder besar otro recuerdo de San Pantaleón, un trozo del hueso de su canilla.

Para facilitar a los fieles la observación de la ampolla que contiene la sangre, de un reducido tamaño, las monjas Agustinas Recoletas han instalado dos pantallas de televisión que amplían la imagen junto al altar mayor.

San Pantaleón, que nació en el siglo III en la actual Turquía, fue víctima de la persecución del emperador romano Diocleciano por ejercer la medicina de forma gratuita y por negarse a apostatar.

Una de las reliquias de su cuerpo, una ampolla con su sangre, llegó hasta la catedral italiana de Ravello, donde ya en el siglo XII se apreciaba el fenómeno de la licuación.

Ravello regaló posteriormente una pequeña porción al monasterio madrileño, cuyo capellán se mantiene cada año en contacto con los religiosos italianos para comprobar que allí también la sangre se ha licuado, un hecho que, de no producirse, según algunos creyentes, significaría un mal augurio.

domingo, 12 de julio de 2009

Yo sí sé quienes son mis camaradas


Tengo que reconocer que me siento orgulloso de mis camaradas. Ayer, 11 de julio de 2009, tuvo lugar en la sede madrileña de FE-JONS una importante reunión de su Consejo Nacional, y allí estaban presentes todos los que tenían que estar (salvo varios que no pudieron asistir por imponderables debidamente acreditados), todos los que representan de verdad a los afiliados de FE-JONS, sin usurpaciones de cargos ni nada de ese tipo de cosas que tanto se estilan últimamente entre la gente sin ética ni moral (esos que ahora se dedican a montar circos donde lo único que consiguen es que les crezcan los enanos, los enanos de otras organizaciones, claro, porque ni siquiera les hacen caso los de la suya -también es verdad que en ella enanos hay más bien pocos, como muy bien saben ellos-).

No, en el Consejo Nacional de FE-JONS no había cargos falsos, ni expedientados, ni suspendidos, ni nada de eso que los inmorales a los que me refería dirán que estaban. No, no, allí estaban los legítimos Jefes Provinciales y Territoriales, los Consejeros Nacionales, los miembros de la Junta Política y los integrantes del Consejo de Disciplina Nacional, incluido su Asesor Jurídico. Comprendo que a todos estos camaradas de acrisolada militancia, de solvencia y veteranía demostradas hasta la saciedad y curtidos en una vida militante ante la cual otros no deberían sino agachar la cabeza de vergüenza (eso el que la tenga, claro), comprendo -repito- que a todos estos camaradas los extraños a FE-JONS -y quienes siendo de FE-JONS jamás trabajaron ni asistieron a estas reuniones por pura dejadez- no los conozcan, pero es que el desconocimiento es mutuo: ellos tampoco conocen a esas personas (ni las quieren conocer por lo visto...).

Y sí, todos esos falangistas honorables, de impecable historial, que huyen de los insultos y las descalificaciones gratuitas, que no hablan de la "unidad falangista", sino que la practican y así lo demuestran con sus hechos, todos esos falangistas A LOS QUE YO SÍ TENGO EL HONOR DE PODER MIRAR A LOS OJOS Y LLAMARLES CAMARADAS, ayer, domingo 11 de julio, hablaron muy claro: sólo están con sus mandos, como una piña, empezando por su Jefe Nacional, y rechazarán y darán "por no oída toda voz del amigo o enemigo que pueda debilitar el espíritu de la Falange".

Y ellos sí son hombres de honor y cumplen sus juramentos, y con su ejemplar actitud están logrando arrojar a los indeseables donde se merecen: el último lugar del menosprecio.

Gracias camaradas -porque yo sí tengo la inmensa suerte de saber quiénes son mis camaradas- por vuestro ejemplo y apoyo, porque hacéis que todo esto merezca la pena y que los ataques de los enemigos no sean sino títulos de honor.

sábado, 4 de julio de 2009

Dos formas muy diferentes de entender el sacerdocio católico


Cuando se habla de la enorme crisis de fe y de identidad que asola a la Santa Iglesia de Cristo, muchas veces se pierde la perspectiva de hasta qué punto esto es así. Y digo esto porque leyendo el sermón de Monseñor Fellay en las ordenaciones sacerdotales del pasado 29 de junio, a poco que se compare con cualquiera de los habituales sermones de muchos otros obispos (no de todos, ¡afortunadamente!) no puede uno dejar de ver diferencias abismales de contenido. Muchos de esos otros sermones -dirijidos a las personas que están siendo ordenadas en el diaconado o en presbiteriado, no lo olvidemos- no es que sean necesariamente escandalosos -en ocasiones también-, sino que simplemente suelen ser de una mediocridad y de una insustancialidad verdaderamente deprimentes. En casos extremos se llega a sermones que de católicos tienen más bien poco.

A propósito del sermón de Ms. Fellay de hace unos días, he buscado aleatoriamente otro también de este año y de una diócesis cualquiera y que, ciertamente, tampoco es de los peores que he leído, pero que muestra claramente ese diferente concepto al que me refiero: el sacerdote como "buena persona", como ejemplo de solidaridad, como persona piadosa e imitadora de Cristo, etc. Todo ello es algo muy bueno, no digo que no (¡faltaría más!), pero es que lo que caracteriza a un buen sacerdote no es sólo eso... Conozco a muy buenas personas solidarias, humanitarias, que intentan imitar a Cristo (eso es lo que significa ser cristiano, aunque no se tenga vocación sacerdotal, pero es que ésta supone asumir el papel de instrumento sacertotal de Cristo y participar de él en otra dimensión por decirlo de alguna manera), etc. y que de vocación sacerdotal no tienen nada de nada. ¡¡¡Que ser sacerdote no es simplemente ser buena persona o tener mucha fe (que también)!!!

No voy a caer en la tentación de explicar lo que es la vocación sacerdotal sencillamente porque es difícil encontrar una explicación más perfecta que la dada por Monseñor Bernard Fellay: http://radiocristiandad.wordpress.com/2009/07/02/sermon-de-mons-fellay-en-las-ordenaciones-de-econe/

Luego si quiere el lector comparar, puede hacerlo con uno de tantos sermones "light" (y este no es ni mucho menos de los peores, sino uno buscado al azar en google) que ofrecen otros obispos, aquí tiene una reciente muestra de uno de Monseñor Luis Stöckler, obispo de Quilmes: http://www.aica.org/index2.php?pag=stockler090325

Se supone que ambos son obispos de la misma Iglesia Católica y hablando de un mismo sacramento del orden y en una misma época (año 2009), pero desde luego no hace falta ser un lince para darse cuenta de que su concepción del sacramento no tiene precisamente el mismo enfoque: uno habla del sacerdote salvador de almas y el otro del sacerdote humanitario (y que preside no sé qué "asamblea" y determinados actos de carácter más social que sacramental...). Y los diferentes enfoques desgraciadamente obedecen a razones mucho más profundas (de aquí precisamente el problema), de tal manera que hay más apariencia de identidad que identidad real (se parecen más las formas que el fondo).

Y es que aquí radica probablemente la principal causa de la actual crisis de la Iglesia creo yo. Unos tienen muy claro lo que supone el sacerdocio y otros me temo que pueden no tenerlo tan claro. Y luego pasa lo que pasa...

miércoles, 1 de julio de 2009

A propósito de la unidad falangista


Quienes me conocen saben perfectamente cuál es mi opinión acerca del tan manido tema de la unidad falangista: la unidad ha de ser un medio, no un fin en sí misma; todo lo que sume y una debe ser siempre bienvenido en la casa común de los falangistas que es FE-JONS, pero lo que reste o debilite el espíritu de la Falange debe ser rechazado, por bienintencionado que pueda ser. Y es que el mismo José Antonio Primo de Rivera advertía: "nunca varios enanos formaron un gigante". Eso, lógicamente, no quiere decir que no se pueda ser perfectamente falangista y al mismo tiempo no encajar en el proyecto nacionalsindicalista de FE-JONS, aunque eso no sea nunca deseable.

En cualquier caso la unidad es algo que debe demostrarse con los hechos, y así, por ejemplo, quienes llevan toda la vida creando divisiones, promoviendo escisiones, etc., por su propia trayectoria quedan completamente desacreditados para hablar de unidad. Quien se deja seducir por cantos de sirena termina siempre con el casco del buque en los arrecifes, y así quien deja entrar en su casa a una persona problemática inevitablemente termina teniendo problemas. ¿Quiere eso decir que esa persona no pueda ser ideológicamente falangista? ¡Por supuesto que puede serlo! Uno puede ser ideológicamente muy falangista, e incluso muy buena persona, y sin embargo ser políticamente problemático. ¡Cuántos casos podrían ponerse! (Y ya no entro en las cuestiones personales o en las miserias humanas, que de todo hay en la viña del Señor y tampoco es oro todo lo que reluce, por supuesto... Pero no, dejemos a un lado a las malas personas y partamos de la caritativa idea de que "todo el mundo es bueno".)

En cambio hay quienes tienen una trayectoria invariablemente ligada a la idea unitaria y siempre buscaron esa unidad con hechos en vez de con palabras: los dirigentes de los Círculos Doctrinales José Antonio, los de la Unidad Falangista Montañesa, los de Falange 2000, los de Falange Española Independiente, los de las Falanges Gallegas... Sí, quienes dirigían esos grupos falangistas en un momento determinado apostaron por la unidad y la defendieron desde entonces con hechos, siempre desde la casa común de FE-JONS, integrados en ella y defendiendo una línea política y estratégica común. No pretendieron cambiar la ideología o la estrategia, ni dar golpes de fuerza internos, ni nada de eso: venían únicamente con la intención de sumar y poniéndose a las órdenes de sus nuevos jefes como afiliados de base o con la misión que se les encomendara. Con humildad y sin prepotencia, con trabajo y sin maledicencia, con una apuesta decidida por sumar y fortalecer, porque así es como actúa quien sinceramente defiende la unidad falangista, y los que obran de forma distinta no son sino embaucadores que utilizan el consabido reclamo de "la unidad falangista" como propaganda; "y si no me hacen caso monto una escisión, para buscar la unidad eso sí...". ¡¡¡Faltaría más!!!

Hace casi tres años me hicieron una entrevista para una web francesa ("Vox Galiae"), y mis declaraciones sobre la unidad falangista fueron mal recibidas por más de un falangista ajeno a FE-JONS. Yo entonces reconocí que al ir mis palabras dirigidas al público francés, necesariamente eran una simplificación de un asunto que realmente es mucho mas complejo y necesitaba ser más matizado, pero que aún así reflejaba bastante bien la idea que quería trasmitir: la desunión falangista tiene su origen en el nacimiento mismo de la Falange (había una gran variedad de motivaciones e incluso de ideas entre quienes componían la naciente Falange), lo cual se tradujo en el cuestionamiento constante de la autoridad de su propio fundador, José Antonio Primo de Rivera (lo de "líder indiscutible" es más fruto de la propaganda posterior que otra cosa, aunque sí existiera un liderazgo real por su parte, por supuesto); luego llega el trauma -aún no del todo resuelto por más de uno- del franquismo, es verdad, pero la división real empieza desde el primer momento y se debe fundamentalmente a que hay diversas interpretaciones del Nacionalsindicalismo. Y eso, guste más o guste menos, es real como la vida misma.

Claro, la unidad falangista, que como ya dije más arriba debe ser un medio y no un fin, debe plantearse siempre sobre una serie de objetivos. Es decir, uno se une con otro porque coincide con él en sus planteamientos y fines, pero ¿y qué pasa cuando no existe esa coincidencia más allá de cuatro ideas genéricas? ¿Puede unirse una persona que considera que la inmigración es un problema que debe solucionarse expulsando al inmigrante con otra que considera que el inmigrante es una persona y que es la primera víctima de la inmigración? ¿Tienen la misma visión de la familia -y la familia es un principio fundamental del Nacionalsindicalismo- uno que defiende la familia tradicional, otro que defiende el divorcio y otro que defiende la regularización de las uniones de homosexuales? ¿Son igualmente nacionalsindicalistas tres personas que defienden una la nacionalización de la banca, otra la banca mixta -pública y privada-, y otra el modelo actual? ¿O quien defiende la abolición del interés y el salariado y quien ni se planea eso? ¿De verdad todos los que nos consideramos falangistas pensamos igual y tenemos los mismos objetivos?

Sinceramente, mentiría si dijera que creo que sí.

Otro gran problema del Nacionalsindicalismo en la consecución de la unidad es la tendencia "anarquista" que nos caracteriza a los falangistas, lo cual se traduce en un individualismo tremendo; no se acepta más autoridad que la propia ni se acepta otra interpretación del Nacionalsindicalismo que la de uno mismo. Es más, cada cual se considera suficientemente autorizado para considerarse el verdadero intérprete y, lo que es más grave, el único capaz de actualizar y modernizar dicha ideología... Por supuesto, nada de intentar ver objetivamente lo que el Nacionalsindicalismo es, aunque uno pueda disentir en algo. Yo, sin ir más lejos, también tengo mis matices, pero sólo los más íntimos conocen cuáles son, ya que como dirigente de FE-JONS mi obligación es la de defender única y exclusivamente la ortodoxia doctrinal, y nunca el tratar de hacer un Nacionalsindicalismo a mi gusto. Pero no, hay quienes tienen que imponer sus particulares visiones ideológicas, y así si se trata de un agnóstico se empeñará en decir que la Falange no es católica, o si es un divorciado dirá que por qué la Falange no va a defender el divorcio... Da igual que haya mil y un textos doctrinales diciendo lo contrario, que ellos se empeñarán en ver únicamente lo que quieren ver. ¿Por qué no aceptar que uno pueda estar en FE-JONS discrepando de algo y al mismo tiempo sin pretender cambiarlo? ¿Tan difícil es eso? ¿Tan poca humildad tienen algunos que su ego les impide transigir en cuestiones tan evidentes? Otra cosa son las ideas no definidas, por ejemplo, pero ¿y qué pasa con las que sí lo están desde la época fundacional y que no son meramente programáticas, sino ideológicas? ¿Por qué alguien tiene que empeñarse en imponer su particular discrepancia?

En fin, pongo un extracto de aquella entrevista (del 19 de agosto de 2006) que para algunos resultó tan polémica. Repito una vez más que todo lo que decía en ella está muy simplificado por ir dirigida a un público francés desconocedor del Nacionalsindicalismo, y que por ello necesitarían ser puntualizadas y matizadas muchas cosas, pero en cualquier caso la dejo tal cual se publicó en su día, pues lo importante es la idea central ya expuesta más arriba:


1.- Hoy en día, hay (si no me equivoco), 3 falanges distintas en España: ¿qué diferencias hay entre ellas?

Ciertamente hay diferencias entre ellas, y no tanto de tipo personal o por problemas de liderazgo, sino fundamentalmente por razones ideológicas que requieren también una aproximación histórica para ser debidamente comprendidas.

Desde la fundación misma de la Falange se pudo ver que ya entonces había tres sectores claramente diferenciados: uno que marcaba la línea ortodoxa, y que quedaba personificado en el propio fundador, José Antonio Primo de Rivera; otro más preocupado por los aspectos patrióticos y religiosos; y, finalmente, otro sector cuya preocupación principal era la social y revolucionaria.

La larga dictadura conservadora del General Franco marcó mucho a cada uno de estos sectores, posicionándolos incluso de forma distinta respecto al propio régimen: unos lo consideraron un “mal menor” para España, pero nada falangista y nada revolucionario, manteniendo una postura abiertamente crítica; otros se identificaron decididamente con él, lo que suponía una traición flagrante a los ideales que decían defender; y otros prefirieron oponerse de forma radical, promoviendo la ruptura total con el régimen e incluso intentando acabar con la vida del propio General Franco. Es cierto que los distintos sectores de la Falange original no pueden identificarse plenamente con los de la época franquista, pero en gran medida sí podría decirse que se posicionaron de esa manera.

En la actualidad las razones de la división no son exactamente las mismas, pero sí podría decirse que derivan en gran parte de la pervivencia de esa tradicional división. Así, hay un sector más preocupado por los problemas de separatismo que padece España, y que pretende unir en un solo frente político a todos los que tienen esa misma preocupación, aunque eso suponga olvidar el sindicalismo revolucionario; otros han evolucionado hacia una especie de socialdemocracia, pero de carácter más nacional, creyendo que de esa manera será más fácil concitar el apoyo popular; y, finalmente, hay un sector mayoritario que pretende mantener el equilibrio ideológico de la ortodoxia original, es decir, que pretende mantener a un mismo nivel los dos pilares fundamentales del Nacionalsindicalismo: el patriotismo y el sindicalismo revolucionario, siempre sobre la base de una filosofía personalista cristiana, adaptada a la realidad política, social y económica del siglo XXI, y este último es el sector que representa FE-JONS.

No creo que hablar de un sector conservador, de otro progresista y de otro intermedio, más ortodoxo respecto al falangismo original, sea demasiado apropiado, ya que sería inexacto, pero siempre que esta matización sea tenida en cuenta, creo que puede servir para que quienes no conocen demasiado la realidad del Nacionalsindicalismo puedan hacerse una idea aproximada de las diferencia ideológicas que hay detrás de esas “tres falanges”. Quizá sea más exacto hablar de diferencias de origen filosófico: hay un sector proclive o, más bien, influenciado por el vitalismo, otro cuya influencia principal es la filosofía progresista de la modernidad, y, finalmente, otro de inspiración personalista cristiana. Por eso muchas veces, incluso detrás de una terminología muy similar, en realidad se encuentran concepciones sociopolíticas muy diferentes.


2.- ¿De qué dependería una unión de las falanges existentes?

No creo, a estas alturas de la historia falangista, que la unión total de los distintos sectores ideológicos del Nacionalsindicalismo pueda producirse nunca. Si las diferencias fueran únicamente estratégicas o por problemas de liderazgo, entonces todo sería más fácil. Pero más de setenta años de división (la primera aconteció ya en la época fundacional, poco después de la fusión de las JONS con Falange Española) sólo han conseguido acrecentar las diferencias. Me gustaría poder decir otra cosa, pero sinceramente, creo que más allá de la común idea de mantener la unidad de España y defender su grandeza como nación, hay más diferencias que coincidencias entre estos tres sectores. A decir verdad, creo que, apariencias estéticas aparte, podría hablarse de ideologías distintas. Puede hablarse, ciertamente, de un nacionalsindicalismo en sentido amplio, que abarque a todos, pero igual que puede hablarse de un izquierdismo que abarca a anarquistas, comunistas y socialdemócratas.

Honestamente, no creo que las tres falanges puedan unirse nunca. Al menos en una situación política normal. Me gustaría decir otra cosa, pero entonces estaría formulando un deseo, en vez de estar analizando la realidad. Por eso la única manera de conseguir cierta unidad es dejar siempre abiertas las puertas de FE-JONS, organización histórica y actualmente mayoritaria del Nacionalsindicalismo, a todos los falangistas que quieran unirse a nuestra lucha, y eso, que sí está en nuestras manos, lo estamos haciendo y está dando, afortunadamente, no pocos frutos.