domingo, 28 de agosto de 2016

"De la Cristiandad a la Modernidad" (extracto); Madrid, 26 VIII 2016


Espero que os guste este amplio extracto de la conferencia titulada "De la Cristiandad a la Modernidad", que pronuncié en el local intersindical del Ministerio de Defensa en Moncloa (Madrid), el pasado 26 VIII 2016.

Comento en este extracto las fases de destrucción de la Cristiandad que enumera Francisco Elías de Tejada (y que hoy sigue su discípulo Miguel Ayuso) y en parte las enmiendo y completo siguiendo las tesis de Rubén Calderón Bouchet y, en menor medida, Rafael Gambra. Entre unos y otros creo que se puede hacer una síntesis mucho más precisa y completa sin por ello perder apenas en claridad pedagógica.


"De la Cristiandad a la Modernidad" (extracto); Madrid, 26 VIII 2016

Espero que os guste este amplio extracto de la conferencia titulada "De la Cristiandad a la Modernidad", que pronuncié en el local intersindical del Ministerio de Defensa en Moncloa (Madrid), el pasado 26 VIII 2016.

Comento en este extracto las fases de destrucción de la Cristiandad que enumera Francisco Elías de Tejada (y que hoy sigue su discípulo Miguel Ayuso) y en parte las enmiendo y completo siguiendo las tesis de Rubén Calderón Bouchet y, en menor medida, Rafael Gambra. Entre unos y otros creo que se puede hacer una síntesis mucho más precisa y completa sin por ello perder apenas en claridad pedagógica.


martes, 9 de febrero de 2016

Escrito exigiendo la reposición de la placa al sindicalista de la CONS José García Vara

Como Presidente del Foro Social Manuel Mateo, ante la sucesión de ataques sectarios al patrimonio histórico-cultural realizados en las últimas fechas por el Ayuntamiento de Madrid, me he visto obligado a dar un paso al frente para plantar cara a semejantes barbaridades.

Ojalá muchos madrileños den también su paso al frente y, copiando en lo esencial este escrito, presenten uno propio para presionar entre todos un poco más.

Reproduzco el texto de la noticia tal y como aparece en el blog del FSMM: http://forosocialmanuelmateo.blogspot.com.es/2016/02/el-fsmm-exige-la-reposicion-inmediata.html

Ante la orgía de bárbaras acciones de esta semana por parte de los "talibán" que gobiernan el Ayuntamiento de Madrid, que a golpe de martillo y piqueta están destruyendo el patrimonio histórico-cultural de los madrileños por razones puramente ideológicas y de odio a los que pensaban o piensan diferente a ellos, al más puro estilo de los islamistas del DAESH o de Afganistán (resulta imposible no ver en estas acciones las mismas actitudes y "razones" de odio fanático de quienes destruyeron los budas de Bamiyán, el museo de Mosul o las ruinas de Palmira), el Foro Social Manuel Mateo ha exigido en el día de hoy la reposición inmediata de la placa de recuerdo y homenaje al sindicalista -asesinado en 1935- José García Vara, dando un plazo para su reposición de 10 días, transcurridos los cuales emprenderemos las acciones judiciales pertinentes, dado que su eliminación ha sido un abuso completamente ilegal.

Seguiremos defendiendo el patrimonio histórico-cultural madrileño contra cualquier futura acción de similar naturaleza, pues mucho nos tememos que esto no ha hecho más que empezar.

Animamos a todos los vecinos sensibilizados con este tema a que presenten escritos similares en los registros municipales a fin de que la presión social ayude a reponer las cosas a su lugar y a que la sensatez vuelva al consistorio municipal.

El texto del requerimiento registrado en el día de hoy es el siguiente:

"Al EXCELENTÍSIMO AYUNTAMIENTO DE MADRID 
(CONCEJALÍA DE CULTURA Y DEPORTES)


Don Jorge Garrido San Román, mayor de edad, con DNI n.º --------, con domicilio a efectos de notificaciones en la calle -----, n.º --, -----, CP 28.39 de la Villa de Madrid, en mi calidad de Presidente de la asociación “FORO SOCIAL MANUEL MATEO” comparezco ante este órgano administrativo y, como mejor proceda en Derecho, DIGO:

1.) Que por parte del Ayuntamiento de Madrid, en fecha 1 de febrero de 2016 se ha realizado una actuación consistente en la retirada de una placa conmemorativa situada en la calle Arrieta número 4 de Madrid en homenaje a José García Vara, panadero, fundador del sindicato de panaderos de la Central Obrera Nacional Sindicalista que fue asesinado por sus actividades sindicales el 2 de abril de 1935. Dicha placa fue colocada por el “Centro Social Manuel Mateo”, entidad privada que no es de titularidad municipal, de la que se considera continuadora el “Foro Social Manuel Mateo” que presido, y que entre sus fines tiene, según el artículo 2.a de sus Estatutos, el de la “defensa de los intereses generales de los vecinos, en calidad de usuarios y destinatarios finales de la actividad urbanística, cultural,(…), etc. (…)” de Madrid.

2.) Dicha actuación, que ha sido llevada a cabo sin tramitación de procedimiento administrativo legitimador alguno, conlleva la vulneración flagrante de la Ley 52/2007, de 26 de diciembre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura, también conocida como “Ley de Memoria Histórica”.


3.) El acontecimiento que rememora la placa retirada por orden de la Concejalía de Cultura y Deportes del Excmo. Ayuntamiento de Madrid, es el asesinato cobarde en una emboscada del sindicalista José García Vara, ocurrido en la calle Arrieta 4 de Madrid el día 2 de abril de 1935; es decir, un año y tres meses antes de que estallase la Guerra Civil española. En consecuencia, el contenido de la referida placa queda fuera del objeto de la Ley 52/2007, y su retirada no encuentra amparo en el artículo 15 de la misma que expresamente exige que el objeto retirado conmemore la sublevación militar del 18 de julio de 1936, la Guerra Civil o la posterior dictadura, algo que en modo alguno sucedía con dicha placa. 

4.) Igualmente, esta actuación material del Ayuntamiento de Madrid supone un quebrantamiento del procedimiento administrativo, pues la misma se ha realizado sin esperar a la elaboración del plan integral que el Pleno del Ayuntamiento acordó el pasado 22 de diciembre de 2015 y sin la existencia de un expediente justificativo en el que se sustente la retirada de la placa que ya se ha producido.

En virtud de lo expuesto,

AL EXCMO. AYUNTAMIENTO DE MADRID solicito, mediante el presente escrito, y al amparo de lo que dispone el art. 30 LJCA, tenga por formulado el presente REQUERIMIENTO al objeto de que cese de inmediato la actuación material de esta Administración, que es constitutiva de VÍA DE HECHO, adoptando las medidas precisas para reponer las cosas al estado anterior, restituyendo la placa conmemorativa del asesinato de José García Vara al lugar exacto de donde ha sido retirada, en el bien entendido que si esta intimación no es atendida en el plazo de diez días, quedará libre la vía jurisdiccional contencioso-administrativa, frente a las mencionada vía de hecho de la Administración, así como la vía jurisdiccional penal contra los responsables de la misma.

En Madrid,  a 4 de febrero de 2016.
EL PRESIDENTE

Jorge Garrido San Román"

miércoles, 20 de enero de 2016

¿Es que ya no quedan hombres?

Dicen que el filósofo cínico Diógenes, el mismo que vivía en una tinaja y que sólo pedía a Alejandro Magno que no le tapara el sol, cierto día caminaba por las calles con un farol encendido mientras decía: "busco un hombre". Como buen pensador cínico que era, consideraba -con excesivo pesimismo, aunque no exento de cierta razón- que no había ningún hombre realmente honesto en el mundo, y de esa manera quería llamar la atención sobre ello.

Gente miserable, cobarde y ruin siempre ha habido y siempre habrá, pero hoy, al comprobar uno de esos comportamientos (que no iba dirigido a mí, pero sí a una persona que tengo en alta estima y a la que se hizo un ataque injusto y cobarde en cierta red social de Internet), me vinieron a la mente tanto esa reflexión de Diógenes, como -con menos profundidad intelectual- la célebre expresión del humorista "Chiquito de la Calzada": "¡Cobaaaarde!".

Efectivamente, la miseria humana -consecuencia, sin duda, de nuestra naturaleza caída a causa del pecado original- en ocasiones se manifiesta con actitudes como esta. Quienes tenemos ciertos valores y aún creemos en algunos de los más sublimes, como el honor, la fidelidad, el valor de la palabra dada, y otros similares, no conseguimos acostumbrarnos a que haya quienes pasan de saludar afectuosamente a darle a alguien cuchilladas por la espalda sin que haya sucedido nada que lo explique (no digo "que lo justifique" porque estos comportamientos indignos nunca están justificados). 

Antes, cuando había hombres de verdad, es decir, cuando se respetaban ciertos valores y principios que ya respetamos sólo una exigua minoría que aún tenemos como un título de honor el considerarnos caballeros, las cosas se decían a la cara, asumiendo la responsabilidad correspondiente y sosteniendo la mirada, y quien no se atrevía a hacerlo así era considerado un cobarde. Hoy, quizá como reflejo de una sociedad moralmente enferma, ya somos pocos los que aún decimos las cosas así. Los cobardes lo tienen más fácil que nunca con la proliferación de la tecnología (ya lo comenté hace años en este blog cuando hablé de "La cobardía del nick"), y así hoy en día muchos dejan a la novia enviándole un "whatsapp" o acusan a quien sea de cualquier falsedad con un comentario en Facebook o con un "twitt", seguros de que así la falsedad correrá como la pólvora sin que la persona aludida tenga la menor oportunidad de defenderse.

Es bueno alejarse de las personas que actúan de esta manera, pues aunque no nos hayan hecho nada, tarde o temprano lo harán. Su comportamiento delata su falta de valores, por lo que no son personas de fiar.

Por eso me pregunto: en esta sociedad decadente, ¿es que ya no quedan hombres?

Quedamos, pero pocos, muy pocos; cada vez menos, porque somos una especie en peligro de extinción...

sábado, 16 de mayo de 2015

José Antonio no era Primo de ese Rivera que preside Ciudadanos



En Ciudadanos andan estos días de "purgas de falangistas". Primero fue en Getafe, luego apareció el caso de Valdemoro, después vinieron los de Gijón, Totana, Murcia... Cada caso es distinto, desde los que fueron falangistas y ya no lo son, hasta los que están en Ciudadanos sin renegar de sus ideas falangistas (lo cual me parece incomprensible, salvo que no se haya comprendido o lo que es la Falange o lo que es Ciudadanos -o ninguna de las dos cosas, que también puede ser-). 


Yo reconozco el derecho de toda persona a cambiar de ideas, por supuesto (¡faltaría más!), como es al parecer el caso de Manuel Javier Chacón (de Murcia), quien reclama su derecho a cambiar de ideas sin por ello faltar al respeto a los que fueron años atrás sus camaradas. Es una pena, pero nada hay indigno en ello y sus palabras de justificación hasta ahora han sido respetuosas y correctas.

Cambiar de bandera sin cambiar de ideas (como en los casos de Totana o Gijón), en cambio me parece incomprensible. Y en cuanto a renegar del pasado justificándose diciendo cosas como que "no sabía lo que hacía" o que "me amenazaron" (como en el caso de Valdemoro, cuando todos hemos tenido que soportar durante años las "lecciones de falangismo autenticista" que Jesús Paniagua, "Txuspan", se empeñaba en darnos, y ¡ahora se hace la víctima!), pues qué quieren que les diga... ¡vergonzoso y miserable! 

Desde el principio de la civilización se ha dicho, con razón, que "Roma no paga traidores", y es un ingenuo quien piense que se le va a perdonar su pasado falangista a base de genuflexiones. Quien ha sido falangista siempre va a ser señalado por el Sistema poco menos que como si fuera un criminal sin derecho a la reinserción. SIEMPRE. Hasta el día de su muerte. O uno lo asume como un honor, o agacha la cabeza y deja de mirar a los ojos a sus antiguos camaradas por vergüenza. No hay otra posibilidad.

Confieso que no puedo entender qué han podido ver estos antiguos falangistas en Ciudadanos, un partido que defiende el modelo político decadente de la Constitución de 1978 y cuya doctrina laboral (basada en esa aberración del "contrato único") está en las antípodas del Nacionalsindicalismo, cuya idea central es justamente la contraria: la esencialidad de la relación de trabajo como elemento nuclear de su naturaleza, y nunca el contrato de trabajo, que es sólo un papel, un elemento formal que sólo ensalzan por encima de la verdadera relación de trabajo los liberales. Evidentemente, como decía antes, quienes no ven diferencias sustanciales es o porque no saben lo que es la Falange, o porque no saben lo que es Ciudadanos, o porque no saben ninguna de las dos cosas...

¡Ah!, por cierto, y para evitar equívocos: el fundador de la Falange, José Antonio, no era Primo de ese Rivera que preside Ciudadanos.

Mi candidatura a la Presidencia de la Comunidad de Madrid


jueves, 23 de abril de 2015

Por qué rechazo la propuesta de "Contrato Laboral Único"


Rescato este comunicado de UNT que refleja a la perfección lo que opino de la propuesta ahora tan defendida por algunos del "Contrato Laboral Único":

UNT contra la propuesta de “Contrato Laboral Único”


Desde el sindicato Unión Nacional de Trabajadores (UNT) rechazamos frontalmente la reciente propuesta realizada por el partido "Ciudadanos" de implantar el “Contrato Laboral Único”. Ya en su día UNT, ante una propuesta similar primero de UPyD y luego de la UE, rebatió con sólidos argumentos su supuesta conveniencia en base a las razones siguientes: supone pasar de la flexibilidad a la rigidez de la contratación, acabar con el principio de causalidad del contrato, cercenar el principio de relación de trabajo y eliminar la contratación en fraude de ley no combatiéndola, sino legalizándola. Una barbaridad absolutamente inaceptable para UNT y que sólo perjudicará a los trabajadores.


La propuesta dice buscar la simplificación de los actuales modelos de contratación, tendiendo al modelo de “Contrato Laboral Único”, sosteniendo que la idea es fomentar un contrato de tipo estable como norma. Desde UNT denunciamos que esa argumentación es una estafa, pues por un lado contradice la criticada supuesta “rigidez” del modelo de contratación (¿es menos rígido tener que optar entre 1, 3 ó 4 tipos de contrato que por la amplia gama actual que prevé todas las posibilidades?), y por otro supondrá una sustancial rebaja de las ya escasas garantías que acompañan a los actuales contratos indefinidos (menos indemnización por despido, más facilidades de rescisión, etc.). Y es que no hace falta ser especialmente perspicaz para darse cuenta de que cualquier igualación de condiciones será siempre a la baja: menos protección y garantías, y más precarización general.

Pero además hay un problema de fondo que conviene denunciar: la multiplicidad actual de tipos de contrato laboral se debe al mantenimiento en nuestro sistema laboral de uno de los principios que al mismo aportó el Nacionalsindicalismo, que es el principio de relación de trabajo y el consecuente de causalidad del contrato (la esencia del contrato debe residir en la verdadera relación de trabajo existente, independientemente de lo que formalmente diga el contrato escrito o verbal). Ello supone que, según sea la situación laboral real, así debe ser el contrato: temporal, fijo discontinuo, indefinido, de interinidad, de formación, etc. ¿Pretenden acabar con el principio de relación de trabajo y de causalidad del contrato? Eso (en lo que han ido caminando poco a poco las distintas reformas laborales del PSOE y del PP) supondría dar primacía a la letra del contrato sobre a la verdadera relación laboral subyacente (algo que los liberales llevan años reclamando en nombre de la “libertad de las partes para contratar lo que estimen oportuno”, olvidando que el empresario y el trabajador no están en igualdad de condiciones negociadoras, y el más fuerte en la negociación siempre impone sus condiciones, no quedando más remedio que aceptarlas si se quiere trabajar), y por ende se terminaría por desterrar de nuestro sistema legal las denuncias de fraudes de ley (es decir, que ya no se podría alegar que el contrato formal no es acorde con la verdadera relación laboral, lo que dejaría vía libre al abuso), pero no por la vía legítima de la persecución del fraude, sino mediante su legalización.

Esta propuesta aparentemente inocua es, por lo tanto, tremendamente peligrosa si se lleva hasta sus últimas consecuencias, y por ello UNT alerta del peligro que supondría su implantación y manifiesta que siempre se opondrá a semejante atropello.


En Madrid, a 18 de febrero de 2015.

lunes, 17 de noviembre de 2014

La "Renta Básica": una propuesta difícilmente defendible.


Yo nunca he defendido la denominada "Renta Básica" (concesión de un dinero a todo ciudadano por el mero hecho de serlo) por muchas razones. Para mí lo más importante es el propio concepto -filosófico si se quiere- del trabajo: no es un simple derecho individual, sino ante todo un deber social. Vivir en sociedad supone que todos hemos de poner algo de nuestra parte, con nuestro trabajo, en la edificación social y económica del mundo en que vivimos (además de en otros aspectos que ahora no son el objeto de este artículo, empezando por el de la propia realización personal que permite el trabajo -especial, aunque no exclusivamente en las profesiones más vocacionales-). 

Las obligaciones anteceden siempre a los derechos: de la obligación que los demás tienen de respetar mi vida o mis bienes surge mi derecho a defenderme de quienes, incumpliendo su obligación, me agreden o me roban. De la misma manera, las personas tenemos la obligación de trabajar para garantizar nuestra subsistencia y la de nuestras familias, además de para contribuir a la edificación material de nuestra sociedad, y es precisamente cuando esa obligación de trabajar no se cumple (de forma involuntaria), cuando surge el derecho al trabajo. Ese, el derecho al trabajo y la efectividad del mismo, es el camino a seguir, y no el pretender compensar las injusticias sociales y los fallos estructurales del Sistema con limosnas, que en el fondo es lo que supone dar a todos una "Renta Básica".

La Renta Básica no sólo será un alivio para los parados involuntarios (un subsidio permanente al parado involuntario sí sería justo, pero nada tendría que ver con el tema que tratamos), sino también un acicate para los parados voluntarios, los cuales tendrán aún más incentivos para no trabajar. ¿Acaso es saludable que una sociedad pague un sueldo a los vagos? Es decir, no es que ya no se les castigue por su actitud insolidaria, sino que además ¡se les premia! No es razonable. Los zánganos -que "haberlos, haylos"- no pueden tener derecho a una renta básica de ninguna forma. Y además, ¿de dónde saldrá esa ingente cantidad de dinero necesaria para pagarlo? Como siempre, de los que trabajan, que verán inevitablemente incrementados sus impuestos. Es verdad que estas cosas se venden siempre diciendo que "el dinero saldrá de los ricos" (aunque en la práctica ellos tienen los recursos suficientes para evadirse y hacer que los trabajadores resulten ser los agraciados... ¡como siempre!) o de la reducción del fraude y la economía sumergida (actualmente es del 23% del PIB -1 billón de euros aproximadamente- y como mucho se podría reducir en un 10% -ya que al igual que los pecados o los accidentes de tráfico, es ilusorio pretender su desaparición total-, y como de esa cantidad aflorada sólo se recaudarían los impuestos correspondientes -un 33% es nuestra presión fiscal-, supondría un incremento de ingresos de unos 30.000 millones de euros en el mejor de los casos, muy lejos de los 250-300 mil millones de euros que costaría la "Renta Básica" con el actual salario mínimo), pero se trata de argumentos demagógicos que ningún experto considera suficientes sencillamente porque no resisten un análisis serio.

No, la idea de pagar un sueldo a todo el mundo no tiene sentido ni moral (es contrario a la ley natural), ni económico (es ineficiente, como lo era el salario uniforme en el estado soviético). Pero además de lo ya dicho, acabo de ver un artículo que da otras siete buenas razones (aunque alguna matización se podría hacer) para rechazar la idealista y equivocadísima idea de la "Renta Básica", cuyo original puede enlazarse pinchando en el título:

Aunque hace mucho tiempo que se concibió la Renta Básica Universal (RB), no ha sido hasta hace poco cuando ha cobrado importancia en los círculos académicos españoles e incluso en la agenda política y mediática. Esta presencia se ha intensificado especialmente a raíz de la irrupción de Podemos en el panorama político español, puesto que recogen esta medida en su programa electoral. Bienvenido sea este debate, que siempre será constructivo. A continuación expongo los principales argumentos en contra de la RB, pues aunque es una medida potente, factible y muy efectiva para combatir la pobreza, lleva aparejada importantes problemas macroeconómicos. Sin embargo, la propuesta que aquí defenderé no es el rechazo de la RB, sino su modificación para transformarla en un programa de Trabajo Garantizado (TG) que resuelva las limitaciones macroeconómicas al mismo tiempo que logre mejores frutos sociales que la RB.

Recordemos que la RB es la concesión a todo ciudadano, independientemente de su situación particular, de un ingreso fijo que le permita cubrir sus necesidades vitales. De esta forma, nadie se vería obligado a aceptar cualquier tipo de trabajo (por muy duro y precario que fuese) para poder sobrevivir con un mínimo de dignidad.

En cambio, el TG parte de la premisa de que si bien es cierto que hoy día en nuestras sociedades hay muchísimas personas que no están trabajando y nuestro deber como sociedad es evitar que por culpa de ello pasen penurias, también es cierto que hay mucho trabajo por hacer en nuestras comunidades. No tiene sentido que mantengamos inactivas a personas que pueden y desean trabajar mientras las necesidades de nuestros conciudadanos no estén cubiertas. En la actualidad necesitamos que cuiden de nuestros mayores, de nuestros hijos y de nuestros enfermos, que aumenten los servicios de ocio y cultura, que se cuiden las infraestructuras, pavimento y fachadas de muchos barrios de nuestras ciudades, que se reforesten enormes extensiones de terreno, que se cuide la fauna y la flora de nuestro entorno, que aumenten y mejoren los servicios sanitarios, que se defienda a los grupos discriminados y a los más vulnerables, etc…

Por lo tanto, mucho mejor que otorgarle un ingreso fijo a todos los ciudadanos es otorgarle el derecho a trabajar si así lo desean (si no lo desean o no pueden, entonces que reciban un ingreso básico –de menor cuantía que en el caso de trabajar). El Estado podría financiar y planificar este TG a través de programas concretos, aunque en última instancia podrían ser las organizaciones no gubernamentales, las cooperativas o cualquier otro tipo de organización las que gestionaran las actividades en cuestión debido a que son las que tienen experiencia sobre el terreno. La remuneración del trabajo debería ser fija por número de horas; por ejemplo, 10 euros la hora. De esta forma se establecería un ancla de precios para evitar tensiones inflacionistas. Al mismo tiempo, se lograría que ninguna persona trabajase en el sector privado por menos de 10 euros la hora, ya que de ser así siempre podrían abandonar su trabajo para formar parte del programa de TG.

Una vez presentadas de forma sucinta ambas propuestas, pasamos a enumerar y describir las diferencias más importantes:

1) La RB genera tensiones inflacionistas; el TG no. Por el lado de la oferta la RB busca acabar con los puestos de trabajo de peores condiciones. Puesto que el empleado pasaría a cobrar un ingreso mínimo sin necesidad de trabajar, podría abandonar su puesto si considera que no le merece la pena. El empleador tendría que mejorar las condiciones laborales para que el trabajador no abandonase, pero cabe la posibilidad de que no pueda hacerlo (debido a las exigencias del mercado: aumentar salarios le podría suponer demasiado coste para mantener competitividad sin aumentar precios o para darle suficiente rentabilidad a los accionistas. Si la mejora de condiciones laborales se hace en este contexto, los precios de los productos aumentarían para no ver mermado el margen de beneficio empresarial: habría inflación). Si el empresario no puede mejorar las condiciones (en muchos sectores con total seguridad no podría), ese tipo de trabajo desaparecería: habría menos empleo y por lo tanto menos producción (menos oferta de bienes y servicios).

Al mismo tiempo que eso sucede, la demanda de esos bienes y servicios aumentaría puesto que todos los ciudadanos tendrían ahora más dinero en sus bolsillos gracias a la RB. Este efecto conjunto tendría como resultado un aumento notable de los precios de esos bienes y productos (la ley de la oferta y la demanda manda: si ahora se venden menos productos y a la vez hay más compradores el vendedor aprovechará la situación para subir los precios). Con precios mayores el poder adquisitivo de los ciudadanos que han recibido la RB se evapora: los pobres siguen siendo pobres.

En cambio, con el TG no habría inflación. Por el lado de la oferta no se producirían menos bienes y servicios sino que se producirían más gracias a los nuevos programas de empleo. Además, al ofrecer un salario uniforme y fijo (de 10 euros la hora por ejemplo) impide el empujar de los precios por el lado de los costes salariales. Por otro lado, la demanda aumentaría pero en mucha menor medida que en el anterior caso ya que sólo se verían beneficiadas aquellas personas más necesitadas (quienes quieren trabajar y no se les deja, y otras personas con necesidades económicas), y no todas (ricas y pobres) como ocurre con la RB. Por lo tanto, no habría tensiones inflacionistas porque aunque habría más dinero para comprar éste no sería tan abundante como en el caso de la RB y al mismo tiempo aumentaría la cantidad de bienes y servicios puestos a la venta.

2) La RB depreciaría la moneda si España tuviese moneda propia; con el TG el efecto sería menor. Si el dinero que aparece en los bolsillos de los ciudadanos gracias a la RB se destina en buena medida a comprar productos en el extranjero (y conociendo el tipo de productos que se producen y que no se producen en España ocurriría con seguridad), una moneda propia se devaluaría fuertemente. El efecto sería mucho menor en el caso del TG porque el dinero en los bolsillos de los ciudadanos no sería tan abundante. Eso no ocurriría con una moneda común como el euro, pero vale la pena tenerlo en cuenta a tenor de los importantes movimientos anti-euro.

3) La RB no tiene en cuenta el ciclo económico, el TG sí. La RB es universal y constante: siempre el mismo ingreso y para todos, independientemente de si estamos en una época de boom económico o recesión. En una época de expansión económica inyectar más dinero en los bolsillos de todos los ciudadanos no hará sino calentar todavía más la economía, provocando burbujas e inflación. En cambio, el TG es flexible y contracíclico. En épocas de boom económico aparecerán en el sector privado muchos puestos de trabajo mejor pagados que los ofrecidos por el TG, de forma que muchos trabajadores del TG se trasladarían al sector privado. De esta forma se estaría introduciendo mucho menos dinero “extra” en los bolsillos de los ciudadanos, y por lo tanto no se estaría calentando tanto la economía. En épocas de recesión ocurriría lo contrario: muchos trabajadores despedidos en el sector privado pasarían a trabajar en los programas de TG, logrando que no se enfriase tanto la economía y evitando así la amenaza de la deflación (caída generalizada de los precios).

4) La RB genera menos trabajo digno que el TG y de forma más limitada. Con la RB se confía en la disponibilidad y voluntad del empresario para mejorar las condiciones de trabajo hasta convertirse en empleos dignos (de no hacerlo los trabajadores abandonarían). Muchos empleadores podrían hacerlo pero otros muchos no. El TG se ahorra este problema al crear trabajo digno de forma directa, sin necesidad de contar con los empresarios. Además, con el TG se podría combatir directamente la discriminación de género, racial y de cualquier otro tipo; algo que no se podría controlar con la RB.

5) La RB no crea servicios sociales; el TG sí. Con la RB no hay producción social (que sirva a los más necesitados), no al menos más allá de la que estén dispuestos a realizar voluntariamente los receptores del ingreso fijo. En cambio, el TG crea directamente puestos de trabajo cuyo objetivo es a) mejorar las condiciones de vida de muchas personas que lo necesitan y b) cuidar y respetar el medio ambiente.

6) La RB sólo concede dinero, el TG mucho más. Recibir un ingreso es sólo uno de los muchos motivos que hay para trabajar, y a menudo ni siquiera es el más importante. Sentirse útil para con la sociedad, aprender nuevas habilidades y conocimientos, socializarse, entretenerse, viajar, etc, son otros beneficios que otorga el TG y que la RB no puede ofrecer.

7) La RB no forma ni prepara al ciudadano, el TG sí lo hace. Los conocimientos y habilidades adquiridas por el trabajador del TG lo preparan para encontrar trabajo en el sector privado o para iniciar sus propios proyectos en un futuro.

martes, 5 de agosto de 2014

El paro registrado se sitúa en los niveles de hace tres años. ¿Estamos saliendo de la crisis?

En los últimos meses he estado tan ocupado a diario que, sintiéndolo mucho, no he logrado sacar tiempo para actualizar el blog. Lo lamento por todos aquellos a los que les gusta leer mis opiniones, pero soy de esos que, como dice siempre mi amigo Miguel Argaya, estamos tan ocupados con el día a día que lo urgente no nos deja tiempo que dedicar a lo importante. Así pues, aprovecharé hoy para hacer una breve reflexión sobre las últimas cifras de desempleo a fin de poder aclarar si significan que estamos saliendo ya de la crisis o no.

Después de varios años en caída libre, con breves momentos de freno que después se descubrían como meros espejismos temporales, a estas alturas se puede decir que 2014 está siendo el año en el que por fin se ha tocado fondo. Los datos oficiales del Gobierno (que pueden consultarse pinchando aquí) así parecen indicarlo. Que ya no se destruye empleo al ritmo de antes es una realidad, pero eso no significa que estemos saliendo de la crisis. Podemos estar saliendo o no, eso ya lo veremos, pero lo único que significa realmente esta situación es que ya no se destruye el mismo empleo sencillamente porque apenas queda empleo que destruir. Es decir, es posible que se haya tocado fondo, y prueba de ello sería (dicen algunos) que estando tan abajo una mínima subida del PIB supone creación neta de empleo, cuando antes era necesario crecer al menos al 2,5% para que eso sucediera. 

Ahora bien, con los datos en la mano, ¿se puede decir realmente que se está creando empleo neto?

Para sacar conclusiones al respecto hay varios puntos que conviene tener en cuenta:

1.- El paro registrado no es el paro real. Es sabido que muchos desempleados desisten de apuntarse al desempleo (sobre todo en situaciones como la presente, en la que la eficacia de las oficinas públicas de empleo es mínima), además de que hay muchos jóvenes que buscan su primer empleo y que no están reflejados en los datos de paro registrado. Por eso los actuales 4.419.860 parados registrados (cuando Mariano Rajo accedió al poder en 2011 había casi los mismos: 4.422.359) hay que cogerlos con cautela, pues el paro real es superior. Además hay muchos trabajadores que han decidido buscarse la vida en el extranjero, lo que altera también los datos oficiales. En sentido contrario, es cierto que hay al rededor de un 24% de economía sumergida, pero no es menos cierto que las cifras eran similares hace tres años y también que había más del 20% antes de la crisis, por lo que ese dato por sí solo no explica la diferencia. 

Por todo ello, aunque los datos de la Encuesta de Población Activa (la EPA) son más ilustrativos que los del paro registrado, en realidad los datos más relevantes son los de la afiliación a la Seguridad Social, pero sólo si son analizados en su totalidad, claro, porque si sólo nos fijamos en el dato aislado de afiliación, nos engañaremos, como luego veremos.

2.- Ha descendido la población activa. Este dato es muy importante: hay 22,97 millones personas activas (232.000 menos que en el trimestre anterior), es decir, menos de la mitad de la población total del país, pero de ellas sólo 16,74 millones tienen empleo, por lo que son estos los que con sus ingresos tienen que mantener no sólo al resto de la población (recordemos que las pensiones de los jubilados se pagan con los ingresos de los cotizantes actuales), sino sobre todo a este Estado verdaderamente ruinoso y despilfarrador que les sangra a impuestos. Una situación difícil de mantener a corto plazo, complicadísima a medio e imposible a largo... 

3.- Han descendido los salarios. Los empleos creados están normalmente peor remunerados que los que se destruyeron durante la crisis, por lo que los trabajadores que tienen la suerte de tener empleo se encuentran en peor situación que antes para hacer frente a sus gastos ordinarios: alquiler o hipoteca, alimentación de la familia, transporte, seguros, etc. La antigua "clase media" se ha empobrecido, y los trabajadores se han "proletarizado" más, por lo que son mucho más pobres que antes aun trabajando igual... 
4.- Los contratos fijos a tiempo completo se sustituyen por nuevos contratos temporales a tiempo parcial. Este dato es uno de los más importantes, ya que distorsiona notablemente los datos de afiliación a la Seguridad Social: en principio ha aumentado el número de cotizantes, pero en realidad las horas realmente cotizadas apenas varían (prueba de ello es que los ingresos por cotizaciones sólo han aumentado un 0,43% pese a que se aumentaron las cotizaciones), lo que significa lisa y llanamente que donde antes había dos trabajadores fijos a tiempo completo ahora hay tres temporales a tiempo parcial haciendo horas complementarias (que no extraordinarias, gracias a las últimas reformas laborales de Rajoy) para trabajar lo mismo o incluso más que antes, sólo que con empleos más precarios y peor remunerados. ¿De qué sirve que haya más cotizantes si al final las horas cotizadas son más o menos las mismas? A eso se le llama repartir la pobreza...

La contratación temporal alcanzó en julio el 93,1% (algo a lo que el periodo estival también ayuda), y la contratación a tiempo parcial, tan fomentada por el gobierno del PP, supone ya el 38,2% de todos los contratos firmados, un porcentaje nunca alcanzado antes. Esto es señal clara de que en realidad no se ha creado empleo, sino que se ha repartido el que había un poco más, por lo que el problema de fondo subsiste.

El sistema capitalista no ha encontrado la solución a la crisis y camina dando tumbos de un lado para otro, sin encontrar soluciones reales sencillamente porque no las puede encontrar sin poner en evidencia sus propias contradicciones y fallos sistémicos. Hablar de fomentar el crecimiento a base de facilitar el crédito es un suicidio: ¿cómo vamos a aumentar más el crédito cuando tenemos una deuda total tan grande? Eso es como pretender apagar el fuego echando más gasolina a las llamas, pero como no son capaces de afrontar la gran tarea de cambiar de sistema económico, nos les queda otra "solución" que la huida hacia adelante. ¿Acaso esa idea del crecimiento constante e indefinido no es una simple ilusión imposible de mantener de forma permanente? Ciertamente, gran parte de esa deuda es dinero ficticio y lo importante, lo que de verdad interesa a los usureros del capitalismo internacional, es que paguemos puntualmente los intereses de la deuda (eso sí es dinero real) y mantenernos esclavizados mientras tanto, pero ya sabemos que los gobernantes no son políticos al servicio de los ciudadanos, sino que siempre harán lo que interese a sus verdaderos amos (los grandes capitalistas que les financian, les ponen y les quitan). 

El problema del paro no va a encontrar solución satisfactoria en el actual sistema capitalista. Es hora de mirar al futuro con valentía, ofreciendo alternativas reales y profundas. Los parches para "ir tirando" ya no dan más de sí. Son aspirinas y antibióticos que pueden calmar momentos ocasionales de fiebre y dolor, pero el cáncer no desaparece con ese tipo de tratamientos.

Estamos en la cuerda floja, tan al borde del abismo como al borde del futuro (como diría José Antonio Primo de Rivera en ocasión semejante). O somos capaces de enarbolar la ilusionante bandera del mañana (como sólo los falangistas podemos hacerlo), o nos hundiremos irremisiblemente en el fango de los unos o los otros, el de los que siempre ofrecen falsas soluciones que llevan a los lugares fracasados de siempre (llámense liberalismo del PP, socialdemocracia del PSOE, marxismo diluido de IU, trotskismo bolivariano de Podemos o como se quiera, pues su camaleónica capacidad de adaptación no conoce límites).

Quien acierte con la primera nota de la melodía de los tiempos nuevos que ya se adivinan en el horizonte, tendrá como recompensa la responsabilidad del futuro. Pero para ello hacen falta visión de futuro, ilusión y coraje..., mucho coraje.

miércoles, 22 de enero de 2014

Evangelii Gaudium – Dolor Fidelium “La alegría del Evangelio”, el dolor de los fieles

Acabo de leer en la página web de la Hermandad Sacerdotal San Pío X de Sudamérica un excelente artículo (el original se puede leer pinchando en el título) del Padre Schmidberger, Director del Seminario Herz Jesu de Zaitzkofen (Alemania), sobre la Exhortación apostólica “Evangelii Gaudium” del papa Francisco.
 
Me duele mucho tener que compartir su análisis, ya que del mismo no se puede sacar otra conclusión que la de que el papa Francisco sigue empeñado en profundizar en los errores del Concilio Vaticano II. Si a estas alturas el Papa no se entera del verdadero problema de la Iglesia e insiste en los errores negando la evidencia, ¿qué podemos esperar de su pontificado quienes creemos que la única solución es que la jerarquía de la Iglesia vuelva a la Tradición Católica y se deje de experimentar con la fe y la salvación de las almas?
 
El chiste gráfico que acompaño a esta introducción refleja muy bien por qué la HSSPX no puede subirse al autobús que conduce Francisco: parece conducido por alguien que no percibe el peligro real y que está acompañado de inconscientes. Vamos, que va directo al precipicio y sin querer darse cuenta... Ningún católico puede estar contento de tener que resistirse nada menos que al Santo Padre, pero la prudencia obliga a no cometer actos suicidas. Triste, pero obligado.
 
Si saco algo de tiempo escribiré algo sobre los últimos sucesos relacionados con la HSSPX, pero no prometo nada: las ganas de escribir son una cosa, y mi falta de tiempo para escribir sobre todo lo que habría que tratar con rigor es otra. De momento les dejo este excelente artículo para reflexionar.
 


 
Para concluir el año de la Fe, el Santo Padre, el Papa Francisco, publicó la Exhortación apostólica “Evangelii Gaudium” sobre la predicación del Evangelio en el mundo de hoy. Debido a su extensión –289 puntos–, este documento requiere de parte del lector y del teólogo un gran esfuerzo para estudiarlo correctamente. Se hubiera podido decir más con menos palabras. Las siguientes líneas tratarán de proporcionar un primer resumen de la obra, seguramente incompleto.

I

1) La ocasión del documento es el Sínodo de los obispos que se llevó a cabo el año pasado desde el 7 hasta el 28 de octubre, sobre el tema de la nueva evangelización: “Acepté con gusto el pedido de los Padres sinodales de redactar esta Exhortación” (nº 16). Al mismo tiempo este documento fue presentado por el nuevo pontífice como una suerte de directorio. Esta doble finalidad y la prolijidad del Papa tienen por consecuencia que este documento no presenta estructuras claras. Le falta precisión, rigor y claridad. Así por ejemplo, se dedica un largo pasaje a la situación económica del mundo contemporáneo y un poco más adelante se destaca la importancia de la predicación, llegando a proporcionar los detalles de su preparación. Varias veces se plantea la cuestión de la descentralización de la Iglesia; a su vez se tratan abundantemente las cuestiones ecuménicas e interreligiosas. El documento, además, no está desprovisto de contradicciones: el Papa precisará de este modo que no se trata de una encíclica social, pero seguidamente se exponen las condiciones económicas siguiendo un modelo similar al que usaron las encíclicas de los Papas anteriores.
2) El Papa Francisco habla de la Iglesia como si, hasta el día de hoy, no hubiera transmitido el Evangelio o lo hubiera hecho de una manera imperfecta. Él lamenta una actitud despreocupada, letárgica y cerrada. Esta reprimenda constante nos toca y genera disgusto. Se tiene la impresión de que, hasta ahora, pocas cosas se hicieron para la transmisión de la fe y del Evangelio. Sus comentarios siempre van acompañados de una referencia a su propia persona. El uso de la primera persona del singular (yo) se encuentra nada menos que 184 veces en el documento, y no se cuentan las palabras “mi” o “mí”. La palabra de Dios en el Apocalipsis se presenta casi automáticamente a nuestra mente: “Ecce nova facio omnia: He aquí que yo renuevo todas las cosas” (Apoc. 21, 5).
3) El documento encierra sin duda varias consideraciones positivas, que no se pueden silenciar. Mencionemos algunas:
En el nº 7 se dice: “la sociedad tecnológica ha logrado multiplicar las ocasiones de placer, pero encuentra muy difícil engendrar la alegría”. ¡Cuánto acierto en esta comprobación!
En el nº 22 se lee: “La Palabra tiene en sí una potencialidad que no podemos predecir. El Evangelio habla de una semilla que, una vez sembrada, crece por sí sola también cuando el agricultor duerme (cf. Mc 4,26-29).” La acción de la gracia supera, efectivamente, todos los cálculos humanos.
En el nº 25 se recuerda que “Ya no nos sirve una simple administración”. ¡Dios quiera que los obispos y los sacerdotes valoren esta palabra y abandonen las comisiones, los comités, los foros y la vasta burocracia para obrar en verdaderos teólogos y pastores!
El nº 37 nos ofrece un hermosísimo párrafo, con una larga cita de la Suma teológica de Santo Tomás de Aquino. No podemos dejar de citar ese punto en su integralidad: “Santo Tomás de Aquino enseñaba que en el mensaje moral de la Iglesia también hay una jerarquía, en las virtudes y en los actos que de ellas proceden (S. Th. I-II, q. 66, a. 4-6). Allí lo que cuenta es ante todo «la fe que se hace activa por la caridad» (Gálatas 5, 6). Las obras de amor al prójimo son la manifestación externa más perfecta de la gracia interior del Espíritu: «La principalidad de la ley nueva está en la gracia del Espíritu Santo, que se manifiesta en la fe que obra por el amor» (S. Th. I-II, q. 108, a. 1). Por ello explica que, en cuanto al obrar exterior, la misericordia es la mayor de todas las virtudes: «En sí misma la misericordia es la más grande de las virtudes, ya que a ella pertenece volcarse en otros y, más aún, socorrer sus deficiencias. Esto es peculiar del superior, y por eso se tiene como propio de Dios tener misericordia, en la cual resplandece su omnipotencia de modo máximo»” (S. Th. II-II, q. 30, a. 4.; cf. ibid. q. 40, a.4, ad 1.).”
En el nº 42 el Papa insiste sobre el hecho que la predicación debe, antes que nada, tocar los corazones: “Por ello, cabe recordar que todo adoctrinamiento ha de situarse en la actitud evangelizadora que despierte la adhesión del corazón con la cercanía, el amor y el testimonio.”
Del nº 52 hasta el nº 76, trata de los aspectos económicos y pone de manifiesto puntos interesantes. Se condena fuertemente el capitalismo desenfrenado, que no es sino “el resultado de una reacción humana frente a la sociedad materialista, consumista e individualista” (nº 63). “El individualismo posmoderno y globalizado favorece un estilo de vida que debilita el desarrollo y la estabilidad de los vínculos entre las personas, y que desnaturaliza los vínculos familiares” (nº 67). Y el Papa concluye en el nº 69 que es imperativo “evangelizar las culturas para inculturar el Evangelio”, es decir que el Evangelio debe arraigarse en la sociedad y en la vida de los pueblos. Pero ¿por qué no habla allí, como lo hicieron sus predecesores antes del Concilio Vaticano II, del Estado católico y de la sociedad cristiana, que se presentaban como frutos de la fe católica, y también, por una consecuencia lógica, como una protección de esa fe? ¿Quizás hubiéramos esperado que además de estos lamentos legítimos sobre la economía actual, se haga referencia a “Quadragesimo anno” del Papa Pío XI, para señalar los principios conduciendo a las condiciones económicas justas?
El nº 66 plantea el tema de la familia, pero omite recordar que el matrimonio es la unión indisoluble entre un hombre y una mujer, mientras que la moda actual de las uniones libres y la reivindicación de la comunión para los divorciados-vueltos a casarse, lo hubiera reclamado. Asimismo, se hubiera esperado que una mayor atención se prestase a la familia cristiana en el documento papal, puesto que por medio de ella se realiza la transmisión del Evangelio de generación en generación.
En los nº78 y 79, el Papa describe con lucidez la vida espiritual de los años posconciliares: “Hoy se puede advertir en muchos agentes pastorales, incluso en personas consagradas, una preocupación exacerbada por los espacios personales de autonomía y de distensión, que lleva a vivir las tareas como un mero apéndice de la vida, como si no fueran parte de la propia identidad. (…) Así, pueden advertirse en muchos agentes evangelizadores, aunque oren, una acentuación del individualismo, una crisis de identidad y una caída del fervor. Son tres males que se alimentan entre sí. La cultura mediática y algunos ambientes intelectuales a veces transmiten una marcada desconfianza hacia el mensaje de la Iglesia y un cierto desencanto. Como consecuencia, aunque recen, muchos agentes pastorales desarrollan una especie de complejo de inferioridad que les lleva a relativizar u ocultar su identidad cristiana y sus convicciones.” ¡Los servidores de la Iglesia deberían tomar las armas del Espíritu y creer en la eficacia y la fecundidad de todos los medios que Cristo puso en manos de su Iglesia: la oración, la predicación integral de la fe, la administración de los sacramentos, la celebración del Santo Sacrificio de la Misa, la adoración del Santísimo Sacramento del altar! En lugar de eso, sucumben a “la conciencia de derrota que (los) convierte en pesimistas quejosos y desencantados con cara de vinagre. Nadie puede emprender una lucha si de antemano no confía plenamente en el triunfo. El que comienza sin confiar perdió de antemano la mitad de la batalla y entierra sus talentos. Aun con la dolorosa conciencia de las propias fragilidades, hay que seguir adelante sin declararse vencidos, y recordar lo que el Señor dijo a San Pablo: «Te basta mi gracia, porque mi fuerza se manifiesta en la debilidad» (2 Co 12,9). El triunfo cristiano es siempre una cruz, pero una cruz que al mismo tiempo es bandera de victoria, que se lleva con una ternura combativa ante los embates del mal.” (nº 85)
El nº 104 tiene particular relevancia, puesto que reafirma que el sacerdocio, como signo de Cristo-Esposo, es reservado a los hombres: “El sacerdocio reservado a los varones, como signo de Cristo Esposo que se entrega en la Eucaristía, es una cuestión que no se pone en discusión.”
En el nº 112 se pone de manifiesto la gratuidad de la gracia y de la obra de la Redención: “La salvación que Dios nos ofrece es obra de su misericordia. No hay acciones humanas, por más buenas que sean, que nos hagan merecer un don tan grande. Dios, por pura gracia, nos atrae para unirnos a sí.” En el punto siguiente se recuerda muy atinadamente que la salvación no es un asunto individual: “Nadie se salva solo, esto es, ni como individuo aislado ni por sus propias fuerzas.” El hombre, por consiguiente, se salva en la Iglesia y por la Iglesia, o no se salva.
En el nº 134 se subraya la importancia de las universidades y de las escuelas católicas por la predicación de la fe y del Evangelio. Se puede deplorar, sin embargo, la poca cantidad de renglones dedicados a esas obras.
El nº 214 se opone al asesinato del niño por nacer, viviendo todavía en el seno materno. Lamentablemente el Papa no se refiere de ninguna manera a la injustica cometida contra Dios, y por eso tampoco al orden natural ni a los mandamientos, sino sólo al valor de la persona humana.
En el nº 235 se enumeran sanos principios para luchar contra el individualismo: “El todo es más que la parte, y también es más que la mera suma de ellas.” El párrafo entero tiene como título: “El todo es superior a la parte.” Desarrollar el tema del bien común en ese lugar hubiera ciertamente podido hacer mucho bien. Lamentablemente no es el caso.
En el nº 267 se describe admirablemente el entusiasmo misionero y la actividad apostólica: “Unidos a Jesús, buscamos lo que Él busca, amamos lo que Él ama. En definitiva, lo que buscamos es la gloria del Padre; vivimos y actuamos «para alabanza de la gloria de su gracia» (Ef 1,6). Si queremos entregarnos a fondo y con constancia, tenemos que ir más allá de cualquier otra motivación. Éste es el móvil definitivo, el más profundo, el más grande, la razón y el sentido final de todo lo demás. Se trata de la gloria del Padre que Jesús buscó durante toda su existencia.”
II

Bonum ex integra causa, malum ex quocumque defectu, nos dice el clásico principio de moral. El bien proviene de cierta integridad, mientras que, por el contrario, si alguna parte esencial de una cosa es mala, el conjunto es malo. Las hermosas partes del documento papal, que nos alegraron, no pueden impedirnos comprobar la firme voluntad de realizar el Concilio Vaticano II no sólo según la letra, sino también según el espíritu. La trilogía Libertad religiosa – Colegialidad – Ecumenismo que, según las palabras de Mons. Lefebvre, corresponde al lema de la Revolución francesa: Libertad – Igualdad – Fraternidad, se encuentra desarrollada de una manera sistemática.
1) Primero en los nº 94 y 95, se reprimenda a los fieles de la Tradición, y hasta se los acusa de neo-pelagianismo: “Es una supuesta seguridad doctrinal o disciplinaria que da lugar a un elitismo narcisista y autoritario, donde en lugar de evangelizar lo que se hace es analizar y clasificar a los demás, y en lugar de facilitar el acceso a la gracia se gastan las energías en controlar… Ni Jesucristo ni los demás interesan verdaderamente… En algunos hay un cuidado ostentoso de la liturgia, de la doctrina y del prestigio de la Iglesia, pero sin preocuparles que el Evangelio tenga una real inserción en el Pueblo fiel de Dios y en las necesidades concretas de la historia.”
¿Cómo puede el Papa pensar esto? ¿Acaso no muestra precisamente lo contrario el dinamismo de los fieles católicos arraigados en la fe? Sin hablar de nuestra Fraternidad, ¿acaso se ven a los Franciscanos de la Inmaculada, una joven congregación misionera floreciente, que se encuentra ahora gravemente mutilada –si no destruida– por la intervención brutal del Vaticano? El documento añade después: “Así, la vida de la Iglesia se convierte en una pieza de museo o en una posesión de pocos.”
Según señalamos más arriba, se hace una simple alusión –en una sola oración– a las escuelas católicas, instrumentos importantes de recristianización. Estos establecimientos son precisamente para nosotros un medio de transmitir el Evangelio. En nuestra Fraternidad tenemos la alegría de abrir nuevas escuelas todos los años.
2) En este documento falta verdaderamente el sentido de la realidad, lo cual acarrea la ilusión de que la verdad vencerá por sí misma al error. Esta perspectiva se apoya sobre la parábola de buen grano y de la cizaña (nº 225): muestra “cómo el enemigo puede ocupar el espacio del Reino y causar daño con la cizaña, pero es vencido por la bondad del trigo que se manifiesta con el tiempo.” Tal interpretación es un contrasentido respecto de la parábola y una falsificación del Evangelio.
La falta de realismo se ve asimismo en el nº 44, en el cual se exhorta a los sacerdotes a no hacer del confesionario “una sala de torturas”. Si bien tales excesos existieron efectivamente por allí o por allá a lo largo de la historia de la Iglesia, ¿dónde se ven hoy en día? ¿No hubiera sido mejor añadir un capítulo sobre la confesión –mencionando sus aspectos de liberación del pecado, emancipación de la culpabilidad y reconciliación con Dios–, como punto culminante de la nueva evangelización y de la renovación interior de las almas?
Tal ingenuidad –que no es sino un cuestionamiento del pecado original, o por lo menos de sus consecuencias en las almas y en la sociedad– se manifiesta asimismo en el nº 84, en el cual se cita el discurso de apertura del Concilio Vaticano II, discurso lleno de ilusiones, del Papa Juan XXIII: “Nos parece justo disentir de tales profetas de calamidades, avezados a anunciar siempre infaustos acontecimientos, como si el fin de los tiempos estuviese inminente… No ven en los tiempos modernos sino prevaricación y ruina.” Lamentablemente los años posconciliares dieron la razón a los “profetas de calamidades”.
3) Resulta muy extraña la observación hecha en el nº 129, según la cual no se debe pensar que “el anuncio evangélico deba transmitirse siempre con determinadas fórmulas aprendidas, o con palabras precisas que expresen un contenido absolutamente invariable.” Esto nos recuerda inevitablemente la doctrina de la evolución de los dogmas, tal como la defienden los modernistas y tal como ha sido expresamente condenada por el Papa San Pío X en el juramento antimodernista.
Dicha actitud evolucionista se revela también a propósito de la Iglesia y de sus estructuras. La primera parte del capítulo 1 del documento lleva como título “la transformación misionera de la Iglesia”. Se presenta al Concilio Vaticano II como el garante de la apertura de la Iglesia a una reforma permanente, puesto que “hay estructuras eclesiales que pueden llegar a condicionar un dinamismo evangelizador” (nº 26).
4) El nº 255 habla de la libertad religiosa como un derecho fundamental del hombre. El Papa menciona allí a Benedicto XVI, su predecesor en la Sede de Pedro, con las siguientes palabras: (la libertad religiosa) “incluye la libertad de elegir la religión que se estima verdadera y de manifestar públicamente la propia creencia.” Semejante declaración se opone claramente a la 15ª proposición del “Syllabus” del Papa Pío IX, en la cual se condena esta afirmación: “Todo hombre es libre para abrazar y profesar la religión que juzgue verdadera guiado por la luz de su razón.”
A continuación el nº 255 contradice la doctrina de los Papas desde la Revolución Francesa hasta Pío XII inclusive. El Papa habla de un “sano pluralismo”. ¿Acaso es compatible ese pluralismo con el conocimiento de que el Verbo, segunda Persona del único Dios trinitario verdadero, ha venido al mundo para redimirlo, y que Él es la fuente de todas las gracias y que sólo en Él se encuentra la salvación?
El documento condena también el proselitismo. Hoy en día dicho término se tornó ambiguo. Si se lo comprende como un reclutamiento a favor de la verdadera religión con medios impropios, ciertamente se lo debe rechazar. Sin embargo para la mayoría de nuestro contemporáneos, se considera proselitismo no sólo cualquier actividad misionera sino también cualquier género de reclutamiento o argumentación a favor de la verdadera religión.
5) El concepto de colegialidad desarrollado por el Papa será todavía más funeste para el futuro de la Iglesia. En realidad se debería leer el nº 32 en su integralidad: “Dado que estoy llamado a vivir lo que pido a los demás, también debo pensar en una conversión [“nueva orientación”, en la versión alemana de la exhortación. NdT] del papado.” El Sumo Pontífice menciona allí la encíclica “Ut unum sint”, del Papa Juan Pablo II, en la cual “el Papa Juan Pablo II pidió que se le ayudara a encontrar una forma del ejercicio del primado que, sin renunciar de ningún modo a lo esencial de su misión, se abra a una situación nueva.” Concluye así el Papa Francisco: “Hemos avanzado poco en ese sentido.” ¿Estará decidido, por tanto, a progresar también sobre este punto? Pero ¿cuál es su visión? Lo dice claramente: “Pero este deseo no se realizó plenamente, por cuanto todavía no se ha explicitado suficientemente un estatuto de las Conferencias episcopales que las conciba como sujetos de atribuciones concretas, incluyendo también alguna auténtica autoridad doctrinal.” Según nuestra humilde opinión, una conferencia episcopal nunca puede ser sujeto de una autoridad doctrinal auténtica puesto que no es de institución divina, sino que es solamente una institución plenamente humana, de índole organizacional. El papado en sí es de institución divina, lo mismo cado obispo por sí mismo así como todos los obispos dispersos por el mundo en unión con Pedro, pero no así la conferencia episcopal. Si se prosigue por este camino fatal, la Iglesia se va a desagregar muy rápidamente en Iglesias nacionales.
Leemos en el nº 16: “Tampoco creo que deba esperarse del magisterio papal una palabra definitiva o completa sobre todas las cuestiones que afectan a la Iglesia y al mundo.” Claro que no podemos esperar que la Iglesia tome posición sobre todas las cuestiones, pero los Papas del pasado siempre proporcionaron los principios de acción para la conducta tanto de los individuos como de la sociedad, y esto es lo que actualmente deberíamos esperar de la enseñanza papal. Cristo instituyó a Pedro para que apaciente al rebaño.
6) Llegamos finalmente al ecumenismo, al diálogo ecuménico e interreligioso. El nº 246 habla de la jerarquía de las verdades. Dicho término ambiguo fue previamente utilizado por el Concilio Vaticano II en su decreto sobre el ecumenismo “Unitatis Redintegratio”, en el nº 11. Seguidamente se intentó poner de lado la verdad católica y disimular lo que pudiera ser ocasión de tropiezo para nuestros “hermanos separados”. En 1982 la Congregación de la Fe intervino y declaró que el término de jerarquía de las verdades no quiere decir que una verdad es menos importante que otra, sino que existen verdades de las cuales se deducen otras verdades parciales. Agradecemos esta clarificación. La fe católica, virtud teologal, exige la aceptación de la verdad integral, en razón de Dios que se revela.
Dicha clarificación proporciona, además, un ejemplo del modo según el cual se podrían rectificar las ambigüedades del Concilio Vaticano II, a excepción de los puntos obviamente erróneos.
7) El final del mismo nº 246 nos invita, a nosotros católicos, a aprender de los ortodoxos el significado de la colegialidad episcopal y de la experiencia de la sinodalidad.
Leemos en el nº 247 que la alianza del pueblo judío con Dios nunca fue suprimida. ¿Acaso dicha alianza no era instituida por Dios a fin de preparar su Encarnación salvífica en la persona de Jesucristo? ¿No era ella una sombra y un modelo que debían dejar el lugar a la realidad: umbram fugat veritas? ¿Acaso la antigua alianza no fue reemplazada por la nueva y eterna Alianza realizada en el Santo Sacrificio de Cristo en el Calvario? ¿No se rasgó el velo del templo de arriba hacia abajo en el momento del Sacrificio del Gólgota? Según la declaración de San Pablo en el capítulo XI de la epístola a los Romanos, una gran parte o incluso la totalidad de los Judíos se convertirán al fin de los tiempos. Ahora bien esto sucederá sólo por medio del reconocimiento de Cristo, único Salvador de todos y de cada uno de los individuos, y por la integración en la Iglesia que reúne a paganos y a judíos convertidos. Fuera de Cristo, no existe otro camino de salvación separado para los Judíos. Además la Iglesia ya asimiló desde hace mucho tiempo los valores del judaísmo del Antiguo Testamento. Recordemos especialmente la oración de los salmos y los libros del Antiguo Testamento. No podemos tampoco hablar de una “rica complementariedad” con el judaísmo contemporáneo.
Los nº 250 a 253 hablan del Islam, y se lee en ellos que el diálogo interreligioso “es una condición necesaria para la paz en el mundo.” En el nº 252, cuando se cita el nº 16 de “Lumen Gentium” del Concilio Vaticano II, se pretende que los musulmanes “confesando adherirse a la fe de Abraham, adoran con nosotros a un Dios único.” ¿Acaso los musulmanes no rechazan expresamente el misterio de Santísima Trinidad, y no nos reprochan ser politeístas por esta razón? El Papa dice además que tienen una profunda veneración hacia Jesucristo y María, usando las palabras de Nostra aetate (nº 3). ¿Acaso veneran verdaderamente a Cristo como el Hijo de Dios, igual a Él en su esencia? Casi parece ser un detalle sin importancia [en el documento romano. NdT]
En el punto siguiente el Papa llega a conclusiones concretas: “Los cristianos deberíamos acoger con afecto y respeto a los inmigrantes del Islam que llegan a nuestros países, del mismo modo que esperamos y rogamos ser acogidos y respetados en los países de tradición islámica.” Este párrafo termina con una afirmación falsa y escandalosa: “Frente a episodios de fundamentalismo violento que nos inquietan, el afecto hacia los verdaderos creyentes del Islam debe llevarnos a evitar odiosas generalizaciones, porque el verdadero Islam y una adecuada interpretación del Corán se oponen a toda violencia.” ¿El Santo Padre habrá leído el Corán alguna vez?
En el nº 254 se plantea el asunto de los no-cristianos en general y el hecho de que los signos y ritos de ellos “pueden ser cauces que el mismo Espíritu suscite para liberar a los no cristianos del inmanentismo ateo o de experiencias religiosas meramente individuales.” ¿Esto acaso no significa que el Espíritu Santo obra en todas las religiones no-cristianas y que todas son caminos de salvación? La fe del Islam en un único Dios verdadero es ciertamente –si se habla de manera abstracta– superiora al politeísmo de los paganos. Pedagógica y psicológicamente , sin embargo, es mucho más fácil convertir a un pagano que convertir a un musulmán, puesto que este último resulta integrado en un sistema socio-religioso: salir de este sistema pone su vida en peligro. Pero las religiones no-cristianas no son de ninguna manera caminos neutros de veneración de Dios, puesto que con demasiada frecuencia se encuentran mezcladas con elementos demoníacos que impiden que el hombre alcance la gracia de Cristo, que se haga bautizar y así salve su alma.
Nada hizo tanto daño al cuidado y a la transmisión de la fe durante los últimos cincuenta años como este ecumenismo desbordante, que no es sino “la dictadura del relativismo” religioso (Cardenal Ratzinger). Ese mal hizo desaparecer la definición de la Iglesia como Cuerpo místico de Cristo, única Esposa del Cordero sacrificado y único camino de salvación. Ese ecumenismo, precisamente, transformó la Iglesia misionera en una comunidad “dialogadora” ecuménica entre otras comunidades religiosas.
En el contexto de tal ecumenismo, llamar a la Iglesia a la alegría del Evangelio y querer transformarla en una Iglesia misionera es bastante trágico-cómico. ¿Cómo puede ella pensar y obrar de una manera misionera mientras no cree en su propia identidad y en su misión?
Conclusión

Si bien la Exhortación apostólica “Evangelii Gaudium” encierra aspectos justos, a modo de semillas dispersas, en su conjunto sin embargo no es sino un desarrollo consecutivo del Concilio Vaticano II, en sus conclusiones más inaceptables. No encontramos en este documento “caminos para la marcha de la Iglesia en los próximos años” (nº 1) sino más bien otro paso funeste hacia el declive de la Iglesia, la descomposición de su doctrina, la disolución de sus estructuras e incluso la extinción de su espíritu misionero –si bien se lo menciona repetidas veces–. De este modo “Evangelii Gaudium” se vuelve Dolor fidelium, una angustia y un dolor para los fieles.
Los católicos aficionados a la Tradición de la Iglesia deben seguir el lema del pontificado de San Pío X: Instaurare omnia in Christo, Instaurarlo todo en Cristo. Este es el único camino, la única vía “para la marcha de la Iglesia en los próximos años” (nº 1). Refugiémonos, por tanto, con el Rosario diario cerca de Aquella que venció todas las herejías en el mundo.
Padre Franz Schmidberger
Director del Seminario Herz Jesu de Zaitzkofen (Alemania)

jueves, 9 de enero de 2014

Mercedes Formica: 60 años de un artículo que cambió la situación legal de la mujer española

Sirvan estas primeras letras que escribo en 2014 para pedir excusas a mis lectores por la prolongada ausencia de artículos en mi blog en los últimos meses. Ciertamente, no ha sido por desidia o falta de ganas de escribir, sino por mi actual volumen de trabajo, que es el que me ha impedido sentarme tranquilamente a escribir algunas de las cosas que tengo en mente (y que espero publicar pronto).
 
No obstante, hoy quiero aprovechar la ocasión no para publicar un artículo mío, sino uno excelente publicado en noviembre en el blog de la Unión de Abogados, cuyo autor es el abogado Carlos Javier Galán (autor de varios trabajos excelentes, especialmente en derecho laboral), dedicado a la memoria de otra gran abogada (y precursora en España de los derechos de la mujer) injustamente olvidada: Mercedes Formica.
 
El artículo (cuya fuente es esta: Unión de Abogados) es el siguiente:

Mercedes Formica: 60 años de un artículo que cambió la situación legal de la mujer española

La reciente Cumbre de Mujeres Juristas, celebrada con éxito en el Colegio de Abogados de Madrid, señaló el camino que aún queda por recorrer para que la mujer esté representada en los niveles superiores de la judicatura y en los cargos de libre designación del mundo del Derecho, pero no olvidó reconocer en su manifiesto los avances registrados durante la segunda mitad del siglo XX.

La semana pasada se cumplieron sesenta años desde que vio la luz, en el diario ABC, un artículo que estaría destinado a provocar un cambio legislativo, sin duda insuficiente, pero de gran trascendencia para la mujer española de la época.

Su autora, Mercedes Fórmica, había nacido en Cádiz en 1913 (estamos, pues, en el año de su centenario). En 1932 ingresó en la Facultad de Derecho de la Universidad de Sevilla, donde sólo otra mujer compartía aula. Tras el divorcio de sus padres, se trasladó a Madrid, donde siguió sus estudios en la Universidad Complutense. Enfermó en el curso 1934-35 y su familia marchó a vivir a Málaga, interrumpiendo la carrera en el cuarto año. Tiempo después, retomaría los estudios y su viejo deseo de autosuficiencia económica. Se doctoró en Filosofía y Letras y, en 1948, se licenció en Derecho.

Su voluntad de ingresar en la Escuela Diplomática se ve impedida por un requisito de imposible cumplimiento. “Ser varón, mayor de edad y menor de treinta y tres años. Tener nacionalidad española de origen. No estar casado con extranjera. Poseer título de Licenciado en Derecho o Ciencias Políticas y Económicas”, exigía la convocatoria publicada en el BOE de 10 de octubre de 1949. Mercedes se topa de frente con el retroceso jurídico que el franquismo suponía para la mujer española respecto a la II República: “A la mujer se le admitía en la Universidad –escribió años después- pero a la hora de hacer valer su título le pedían que se convirtiese en hombre”.

Decide entonces darse de alta en el Colegio de Abogados de Madrid. No fueron fáciles sus comienzos. Intentó la pasantía en un bufete, donde le sugirieron que su mera presencia podía resultar “perturbadora”. En otros despachos tampoco fue aceptada, a pesar de recomendaciones de amigas y colaboradoras. Comenzó a ejercer por su cuenta y a atender los asuntos que le asignaban en el turno de oficio.

Así llega a la mesa de su despacho el caso de Antonia Pernía. Apuñalada brutalmente por su marido, había sobrevivido milagrosamente. No era la primera vez que resultaba agredida por el esposo, pero no había podido separarse: hubiera sido privada de la convivencia con sus hijos, expulsada de su casa y quedado sin recursos, pues la mujer estaba excluida de la administración de los bienes gananciales.

La ley procesal vigente consideraba la vivienda familiar como “casa del marido”, de forma que la mujer que solicitara la separación –por muy justificado que fuese el motivo- debía abandonarla para ser “depositada” en el domicilio de sus padres, de terceras personas o incluso en un convento, mientras se resolvía la controversia. La separación la resolvían los tribunales eclesiásticos determinando, normalmente varios años después, si la causa alegada era justificada o no, y concediendo la separación o, por el contrario, obligando a reunirse de nuevo al matrimonio, en cuyo caso no resulta difícil imaginar en qué situación quedaba la mujer.

Mercedes escribió para el ABC dirigido por Luis Calvo un artículo, El domicilio conyugal, denunciando esta situación. El texto sufrió una retención por parte de la censura hasta que el 7 de noviembre de 1953 pudo ver por fin la luz. Lo firmaba: Mercedes Fórmica, letrado del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid.

Tras la publicación, se generó un intenso debate y, durante semanas, el periódico recibía decenas de cartas diarias. Se escribieron numerosos textos de opinión acerca de la polémica suscitada. Pronto el rotativo madrileño publicó también una encuesta realizada entre prestigiosos juristas, como Ramón Serrano Suñer, Antonio Hernández Gil, Antonio Garrigues Díaz-Cañabate, José María Ruiz Gallardón, Alfonso García Valdecasas, Joaquín Calvo Sotelo y una extensa lista. El debate iniciado por Mercedes Fórmica trascendió nuestras fronteras: el británico Dayly Telegraph, la revista norteamericana Time, el diario argentino La Prensa, periódicos alemanes, suizos, daneses, suecos, y de varios países de Iberoamérica se hicieron eco… La revista Holiday la cita como una de las cuatro mujeres más destacadas del año. La reportera Inge Morath (de la agencia Magnus Capa, colaboradora de Life, Vogue o París Match entre otras) viajó a Madrid para conocer y fotografíar a Mercedes. Hasta el semanario clandestino de la CNT reseñó la “interesante cuestión” planteada por la abogada.

Mercedes Fórmica consideró que, para lograr su propósito de impulsar una reforma legal en estos aspectos, debía optar por un criterio práctico y obrar con cautela, pues los sectores más cerrados del régimen sospechaban que se trataba de una maniobra izquierdista para restaurar el divorcio. Planeó una entrevista con Franco y, para disipar recelos, la solicitó a través de la Sección Femenina y se hizo acompañar por un sacerdote letrado. El dictador se mostró receptivo a algunas cuestiones e instó a la abogada a reunirse con el Ministro de Justicia. Mercedes visitó a Iturmendi esa misma mañana y le dijo con desparpajo “quiero que sepa que soy muy pesada, pesadísima” y le aseguró que insistiría “hasta que consiga el cambio”. “Sería magnífico –le sugirió- que usted recibiera la gratitud de tantas mujeres”.

Mercedes continuó dando conferencias, concediendo entrevistas y escribiendo artículos. En 1954, el propio presidente del Tribunal Supremo, José Castán Tobeñas, hizo referencia, en la apertura del año judicial, a las reclamaciones planteadas por la abogada y escritora. En 1956, a raíz de otro caso legal, retomó con intensidad su campaña.

En 1958 llegó por fin la ansiada reforma legal, la más extensa desde la promulgación del Código Civil, y que afectó a la redacción de más de sesenta artículos. Un periódico usó el término “reformica” para referirse a aquella modificación legislativa, jugando con el apellido de su promotora y apuntando a la vez lo limitado de la misma. Pero no habría que caer en el error de minusvalorar lo que supuso en la práctica para millones de mujeres españolas de la época. Ciertamente, no cambiaba la visión de la autoridad del marido sobre la familia, pero sí se amplió la capacidad de obrar de la mujer, se sustituyó el concepto jurídico de casa del marido por vivienda familiar con posibilidad de atribución judicial a la esposa, desapareció la denigrante institución del "depósito" de la mujer separada, se modificó el régimen de custodia de los hijos en caso de separación, se comenzó a exigir consentimiento de la esposa y no sólo del marido para disponer de los bienes gananciales, se equiparó el tratamiento legal del adulterio del varón al de la mujer, se suprimió la pérdida de patria potestad de la viuda que contraía nuevas nupcias... y cambiaron otras muchas y variadas disposiciones que hoy nos suenan aberrantes, pero que en los años cincuenta ni siquiera se discutían y sólo el empeño de una mujer consiguió colocar en el centro del debate social.

¿Por qué se ha condenado al olvido a Mercedes Fórmica? No me cabe duda de que ha sido por su adscripción política, que resulta antipática a derecha e izquierda. Mercedes se afilió a la Falange fundacional en su época universitaria y nunca se apeó de su admiración por José Antonio, al que había tratado personalmente. Tras su fusilamiento, se mostró contraria a que se manipulasen por el incipiente régimen franquista "unas ideas en trance de formación, para desvirtuarlas, sabiendo que los que detentaban el poder no creían en ellas”. En el primer tomo de sus memorias se muestra rotunda: “Confundir el pensamiento de José Antonio con los intereses de la extrema derecha es algo que llega a pudrir la sangre. Fue la extrema derecha quien le condenó a muerte civil, en espera de la muerte física, que a su juicio merecía".

Pero daría absolutamente igual la adscripción política de Mercedes o el juicio que ésta merezca a cada cual. Si no viviéramos en un país tan sectario, tendría que ser reconocida como una figura que luchó innegablemente por mejorar la situación femenina en España. Y que consiguió algunos frutos nada desdeñables, con repercusión práctica positiva en la vida de muchas mujeres, dos décadas antes de que nuestro ordenamiento proclamase la plena igualdad jurídica.

Aparte de esta batalla legal, Mercedes Fórmica desarrolló una intensa labor cultural, dirigiendo la revista Medina o editando la colección divulgativa La novela del sábado. Como escritora publicó obras narrativas como Bodoque (Revista de Occidente, 1945), Monte de Sancha (Luis de Caralt, 1950; reeditada en 1999 por El Aguacero), La Ciudad perdida (Luis de Caralt, 1951) y Collar de ámbar (Caro Raggio, 1989), y biografías históricas como La hija de D. Juan de Austria (Revista de Occidente, 1975), o María de Mendoza (Caro Raggio, 1979). La desigualdad jurídica de la mujer también centró su novela A instancia de parte (Cid, 1955. Reeditada en la Biblioteca de Escritoras de Castalia en 1991), que fue galardonada con el Premio Cid de la Cadena SER por un jurado del que formaban parte Dámaso Alonso, Melchor Fernández Almagro, Dionisio Ridruejo y Carmen Laforet, entre otros.

Escribió sus interesantes recuerdos en La infancia (publicado por la Junta de Andalucía en 1987) y en la trilogía Pequeña historia de ayer, formada por los tomos Visto y Vivido (Planeta, 1982), Escucho el silencio (Planeta, 1983) y Espejo Roto y Espejuelos (Huerga y Fierro, 1998). Los dos tomos que publicó Planeta en los ochenta se han reeditado ahora agrupados en un solo volumen por la editorial Renacimiento bajo el título Memorias (1931-1947).

En los años noventa tuve algún contacto epistolar con Mercedes Fórmica, a raíz de publicar yo una reseña sobre la reedición de su novela A instancia de parte. Le escribí a su casa de Madrid la primera vez para enviarle copia y ella me contestó tiempo después cariñosamente, creo recordar que desde Málaga. En alguna conversación telefónica, nos emplazamos a un encuentro personal que nunca llegó a producirse: se interpuso el implacable Alzheimer.

Mercedes murió en abril de 2002, a los 88 años. No dejó de ser nunca esa mujer inteligente, llena de sentido común, hermosa y amable, que combinaba la elegancia en las formas con la elegancia espiritual. Y fue también durante toda su vida una luchadora, sin aspavientos pero con admirable tenacidad, contra cada injusticia que encontró a su paso.