jueves, 30 de julio de 2009

El ajedrez, ese fascinante "juego-deporte-arte-ciencia"


Siempre he sido un apasionado del anquísimo juego del ajedrez. Desde que mi abuelo materno me introdujo en ese fascinante juego, y hace de ello unos 25 años, nunca he podido alejarme de él, dejar de estudiarlo (aunque, las cosas como son, muy poco para lo que sería necesario para tener un nivel verdaderamente competitivo), dejar de estar suscrito a revistas como "Peón de Rey", de comprar más y más libros sobre teorías y metodologías diversas (aperturas, finales, medio juego, evaluación de posiciones...), de participar en torneos (aunque he de reconocer que -en justa correspondencia a mis limitaciones de preparación y talento- con resultados más bien pobres, pues sólo he logrado destacar en dos de ellos, ganando uno en Santander y quedando segundo en otro en Madrid), etc.

El ajedrez es un juego tremendamente didáctico, y ello no sólo por lo que tiene de beneficioso para el desarrollo mental en general, sino también para el propio carácter de la persona y para su desarrollo vital y social: supone un constante ejercicio de reflexión, evitar las decisiones precipitadas, tener paciencia y no perder los nervios, no dejarse intimidar por ningún adversario, demostrar un espíritu combativo sabiendo cuándo es el momento de defenderse y cuándo el de atacar, evitar los errores y aprovechar los del adversario siempre con respeto y elegancia, no hacer trampas nunca y no perder jamás las formas... Y eso además de lo que supone su estudio: disciplina, trabajo, concentración, método, etc. ¿Será por eso que en los sistemas educativos de los países más avanzados se suele introducir el ajedrez como una asignatura más en los colegios? Yo creo que la respuesta es obvia.

El ajedrez es un juego que me apasiona, y ello en buena medida porque tiene la extraña virtud de tener un poco de todo: juego (desde luego que entretiene), arte (la belleza de algunas composiciones es verdaderamente deliciosa), deporte (exige mucho entrenamiento de esa parte de cuerpo que es el cerebro, sí, pero también de otras muchas), ciencia... Sí, sí, también de ciencia, y es que precisamente estos días ilustraba yo en este aspecto concreto del ajedrez a una amiga mía, ya casi doctora en matemáticas -está terminando su doctorado-, ante su absoluta sorpresa (para ella el ajedrez nunca había tenido otro interés que el de simple juego). ¡¡¡La de científicos -matemáticos principalmente- que se han dedicado al estudio científico -valga la redundancia- del noble juego del ajedrez!!!

Numerosos estudiosos del ajedrez se dedicaron durante décadas a averiguar las claves matemáticas del juego, resolviendo infinidad de problemas, estableciendo criterios numéricos de valoración de posiciones y jugadas, etc., algo que cobró especial importancia a raíz de la revolución informática, y ello hasta el extremo de existir hoy en día una verdadera disciplina cuya misión es la de mejorar los programas informáticos de ajedrez.

A continuación pongo una serie de enlaces introductorios a este aspecto tan desconocido del ajedrez, el de su dimensión científico-matemática, y aunque hay textos y trabajos mucho más profundos y elaborados, yo creo que como iniciación para los lectores de este blog resultarán más que suficientes:







14 comentarios:

  1. Hispanorrevolucionario3 de agosto de 2009, 22:13

    Vaya, no sabía que fueras aficionado. Yo he estado federado muchos años. Hace ya 2 o 3 años que apenas juego, pero antes iba a bastantes torneos. No he llegado a tener ELO, pero bueno, me defiendo.

    Yo de revistas la que recibí durante algún tiempo (y que aun compro de Pascuas a Ramos) es JAQUE.

    Por cierto, un camarada de un pueblo de Madrid me comentó que jugó con Anand una vez.
    Y en cuanto a actualidad por lo visto el retirado Kasparov y el incansable Karpov van a recordar viejos tiempos dentro de poco en un torneo en Valencia (o en un Match, no lo sé).

    Un saludo y a ver si alguna vez jugamos una partida.

    ResponderEliminar
  2. Sí que soy aficionado, sí, sólo que hace años que no me dedico a ello como me gustaría. En los años 80 siendo un chaval me dediqué durante un tiempo a profundizar en el ajedrez (llegué a tener un entrenador de la Federación Cántabra de Ajedrez) y gané en 1988 un campeonato regional de ajedrez escolar (con representantes de colegios de toda Cantabria y que se celebró en el Pabellón de La Albericia). Pero luego al llegar al Instituto lo dejé aparcado.

    Luego en la Universidad de Cantabria participé en la liga universitaria (aunque no me dediqué a prepararme y entrenar prácticamente nada), con jugadores tan fuertes como Luis Javier Bernal -poco después Campeón de España- y otros fuertes jugadores que aún hoy destacan a nivel nacional. Obviamente mis resultados fueron bastante discretos.

    Después en 2004 intenté nuevamente volver a competir y participé en varios torneos con resultados discretos, aunque poco a poco fueron mejorando, si bien esta etapa apenas duró unos meses, ya que asumí diversas responsabilidades políticas que nuevamente me impedían -y me impiden aún hoy- dedicarle un mínimo de tiempo al entrenamiento y el estudio como para poder competir con un mínimo de nivel.

    Yo compro JAQUE desde hace muchos años (20 años al menos), aunque me gusta más PEÓN DE REY, que es a la que estoy suscrito.

    No sabes lo que me gustaría volver a tener tiempo para estudiar y entrenar nuevamente y volver a competir en torneos (¡qué experiencias tan buenas las de los torneos! Es lo que más echo de menos...). Tengo mi biblioteca ajedrecística (medio centenar de libros, tampoco te creas que tengo muchos más) bastante abandonada, jejeje. Y es que, aunque tengo programas informáticos y varias computadoras, sigo prefiriendo estudiarlo con libros... Yo soy muy clásico para todo, ya ves.

    A ver si un día nos enfrentamos en una partida, ¿vale? Aunque ya te digo que ando desentrenado, jejejeje.

    ResponderEliminar
  3. Hola de nuevo, Jorge, yo soy también aficionado y un admirador, a perpetuidad, del legendario Fisher, su defensa siciliana y el Match del 1972 con Spassky. Lo que el ajedrez sea asignatura en los sistemas educativos más avanzados, tengo mis dudas, sobre todo porque no considero al sistema educativo soviético como avanzado. Y recordando lo que dijera San Fco. de Sales a Filotea:
    "...el ajedrez...son recreaciones de suyo buenas y lícitas. Conviene tan sólo guardarse del exceso, ya en el tiempo que en ellos se emplea, ya en las apuestas que se hacen; porque, si se emplea en ello demasiado tiempo, ya no es recreación, sino ocupación, y entonces no se da esparcimiento al ánimo ni al cuerpo, sino que se le aturde y agota. Después de jugar seies horas al ajedrez, se siente gran pesadez de cuerpo y fatiga de espíritu...Ahora bien, si la apuesta, es decir, lo que se juega, es demasiado crecida, los afectos de los jugadores se desordenan, aparte de que es injusto exponer grandes cantidades a la habilidad y al ingenio tan poco importantes y tan inútiles como son las habilidades del juego." (Introducción a la vida devota).

    Así que te echo una, de menos de seis horas y siempre que no apostemos nada, ja, ja, ja. Saludos veraniegos.

    ResponderEliminar
  4. Hispanorrevolucionario4 de agosto de 2009, 21:59

    Aunque andes desentrenado por lo que me cuentas seguro que me ganas. No esta mal medio centenar de libros de ajedrez. Yo tendre 12 o 14. Y de programas informáticos 4 o 5, como el Fritz.

    La verdad es que si que es lo mejor los torneos. A mi los dos que mejor se me dieron fue una copa de España de categorías (sub10, sub12, sub14, sub16 y sub18) que hubo en Aranjuez, que eran 8 partidas, perdí las 3 primeras y gané las 5 últimas (¡un submarino impresionante!) y me quedé el 15 de España en mi categoría (no me creía ni yo el submarino que hice).

    Y otro año que quedé 2º provincial en los torneos sub de la federación (pero fue suerte, porque de los 3 o 4 fuertecillos de mi edad solo se presentó uno, que fue el que ganó).

    Otra vez en un regional sub gané al que había ganado el campeonato escolar de deporte base de otra provincia (le jugué una semieslava que me había estudiado el día de antes para tener algo diferente contra d4,jejejeje), yo creo que fue mi mejor partida, aunque luego hice un mal torneo.

    Luego con la Universidad ya casi no he tocado un tablero.

    Ya caerá esa partida tarde o temprano.

    ResponderEliminar
  5. Qué bueno, Jorge. Yo hace años que no juego ninguna partida, pero desde niño me aficionaron mis padres y nos poníamos a jugar todos mis primos y mi hermano en casa. Hablo de cuando teníamos entre 10 y 14 años.

    Por cierto, un artículo como este o similar para "Patria Sindicalista" no estaría nada mal.

    ResponderEliminar
  6. Fernando: no me menciones a Bobby Fischer, que es mi gran debilidad (el Gran Maestro más joven a los 15 años batiendo todos los récords, aquélla sexta victoria en el Campeonato de EEUU de 1963/4 con joyas como la jugada 15 contra Byrne -Cd2- o la 19 -Tf6- contra Benko -con una "performance" ¡¡¡de 3.138 puntos ELO de los de entonces!!!-, o aquella fase de Candidatos de 1971: 6-0 a Taimanov, 6-0 a Larsen y 6,5-2,5 a Petrosian..., culminando con su victoria en el Campeonato Mundial contra Spassky en 1972). No veas lo que disfruté con su regreso en 1992 en Sveti Stefan, con aquella primera partida en la revancha frente a Spassky en que triplicó torres y dama en la columna "a"... Lástima que, pese al buen nivel que demostró, volviera a desaparecer para siempre.

    Por cierto, no sé si sabes que Santa Teresa era muy aficionada al ajedrez y se lo recomendaba jugar con moderación a sus monjas para mejorar su capacidad de concentración y facilitar con ello su cercanía a Dios.

    Yo siempre he sido de aperturas y defensas donde pudiera llevar yo el control sin caer en demasiadas variantes teóricas, pero casi mejor no daré más pistas por si algún día me enfrento a alguno de los tres, jejejeje.

    Eso sí, soy de los que prefiere jugar sin prisas, no digo que partidas de 6 u 8 horas, pero tampoco de 1 hora. Me gusta meditar las jugadas, y las rápidas y semirápidas nunca fueron mi fuerte.

    A ver si algún día puedo volver a entrenar y competir...

    ResponderEliminar
  7. Fascinante juego...yo estuve entrenando y compitiendo durante 5 o 6 años.
    De vez en cuando disfruto de alguna que otra partidilla, y me apena no tener tiempo de cultivarlo tan intensamente como antes.

    Por cierto, Jorge, ya leí detenidamente los artículos que me pasaste y me parecieron muy buenos. Creo que tenemos, básicamente, los mismos puntos de vista.

    Un saludo para Jorge, Hispanorrevolucionario y Manuel ;)

    ResponderEliminar
  8. Hispanorrevolucionario6 de agosto de 2009, 11:25

    ¡Un saludo Dasein!

    ResponderEliminar
  9. Defensa Siciliana, ¿y la policía que opina de ello?

    ResponderEliminar
  10. Jajajaja, muy bueno Julio, sí señor, hay cosas que nunca se olvidan...

    Una recomendación para todos: no llevéis en el bolsillo notaciones algebraicas sobre la "Defensa Siciliana" o el "Ataque Indio de Rey"; si os para la policía en un control y os los encuentra, si ninguno de ellos es aficionado al ajedrez podéis pasar a ser tremendamente sospechosos, y mucho más en estos tiempos con tanta obsesión antiterrorista, jejeje.

    Por lo que no haya tenido que pasar uno...

    ResponderEliminar
  11. Hispanorrevolucionario6 de agosto de 2009, 21:55

    Sin embargo si llevais algo sobre la Defensa India de Dama se pueden creer que sois unos donjuanes, y os dejarán pasar tranquilos los controles, jajaja.

    ResponderEliminar
  12. Bueno, es una posibilidad, pero yo siempre preferí las Indias de Rey, jejejeje. Y a la Siciliana no le quitas la reminiscencia a "camorra" ni añadiéndole "del Dragón"...

    ResponderEliminar
  13. Si es que nos ha pasado de todo...

    ResponderEliminar
  14. ¡¡¡Y lo que nos quedará aún por pasar!!!

    Porque yo al menos, como Paco Martínez Soria, "estoy hecho un chaval", jejejeje.

    ResponderEliminar